viernes, 9 de mayo de 2014

LITERATURA Y CINE: EL CÓNSUL DE SODOMA


EL CÓNSUL DE SODOMA





No recuerdo si me la recomendaron o sencillamente alguna mención leí en una revista o periódico. “El cónsul de Sodoma”, versaba el título. El protagonista: Jordi Mollà. El argumento: la vida de Jaime Gil de Biedma. Había que verla sin más dilación.

Se estrenó el 8 de enero de 2010, pero poco tiempo duró en las salas de cine: fue retirada de las pantallas por contener escenas altamente sexuales. Dirigida por Sigfrid Monleón, está basada en la vida del poeta Jaime Gil de Biedma (1929-1990), ese poeta de domingo con conciencia de lunes, ese poeta de la experiencia que tanto sigue fascinando con sus Las personas del verbo.
La película transcurre principalmente en Barcelona, desde 1959 (fecha de la publicación de su primer libro) hasta poco después de la muerte de Francisco Franco. Poco después de regresar de un viaje de negocios en Filipinas (por la empresa tabacalera de su familia) es abandonado por su amante debido a su diferente estrato social. Aunque Jaime alterna con intelectuales de izquierdas, debido a la posición de su familia, la policía no lo importuna. Lleva una vida relativamente tranquila, dándose a los placeres nocturnos pero al frente de la empresa familiar cada día, sin querer aceptar el cargo mayor. Al poco conoce a Bel (encarnada por Bimba Bosé) y se plantea sentar la cabeza, pero ella muere en un accidente y sus deseos de casarse y hacer frente a la tabacalera se esfuman.

Pasado el tiempo y superado el duro golpe, conocerá a un joven gitano, ayudante de fotografía, con el que inicia una nueva relación sentimental. Las diferencias sociales y políticas volverán a ser el origen del deterioro de esta nueva relación, que finalizará el mismo día del entierro de Franco. Tiempo después, ya en la Transición (con un nuevo amante) Jaime descubre que ha desarrollado "Sarcoma de Kaposi", un tipo de cáncer de piel, que será parte de las causas de su posterior muerte.
A lo largo de la cinta aparecen personajes del mundo literario que rodeó a Biedma: Juan MarséCarlos BarralEnrique Vila-Matas o la fotógrafa Colita.

La película está basada en el libro que el guionista Miguel Dalmau escribió en 2004. Pese a la polémica por las escenas de sexo explícito que nos encontramos, en la XXIV edición de los Premios Goya resultó ser candidata a varios premios, como el de mejor actor, mejor actriz de reparto o mejor guión adaptado (Sigfrid Monleón, Joaquín Górriz y Miguel Angel Fernández).
Biedma aparece en la película como –en parte- lo fue: un retrato de la Barcelona de los años 60, otro de los miembros de esa  sociedad catalana progresista, conocida como "la Gauche Divine". Pero Jaime era mucho más, seguro.

Las críticas fueron varias: para unos, estimable, incluso brillante; para otros, soez, al borde de la vergüenza. Lo que no se puede poner en duda es el trabajo magistral de Mollà ni tampoco olvidar el proyecto de alto riesgo que supuso hacer una película con un personaje de tal calibre: dar corporeidad a un poeta de tan pronunciada personalidad como Jaime Gil de Biedma podía interpretarse como una temeridad de locos. Cabe que nos preguntemos los motivos que llevan a condenar la citada película a las salas porno...

En fin: sigamos disfrutando de Biedma, sea como sea.








No hay comentarios: