viernes, 13 de junio de 2014

PRESENTACIÓN DEL NÚMERO UNO EN VALENCIA





El pasado 9 de Junio se presentó el número UNO de la revista de poesía LA GALLA CIENCIA en Valencia. Fue en EL CAFÉ MALVARROSA, y como maestro de ceremonias tuvimos a JUAN PABLO ZAPATER, que se encargó de la presentación del número.

Por motivos –podríamos decir- de logística, el equipo de La Galla Ciencia no pudo estar presente en el acto ese día. No obstante, la presentación tuvo lugar y durante el evento Juan Pablo Zapater se encargó de reproducir las palabras que La Galla Ciencia elaboró para los asistentes acerca del nacimiento y desarrollo de la revista.


En esta ocasión, nos acompañó el poeta GUILLERMO MORALES SILLAS, que aparece en nuestro número UNO de La Galla Ciencia y que no dudó en querer asistir al evento de este día. Nos leyó algunos poemas inéditos, además del texto que aportó para el número impreso de la revista.



 
Queremos dar, además, las gracias a todos los que hicisteis posible que el acto se mantuviera en pie, pese a las inclemencias. Gracias al Café Malvarrosa, a Jesucristo Riquelme, a Guillermo Morales y a Juan PabloZapater por el apoyo mostrado. Y gracias a los que asististeis al acto y pudisteis compartir un momento inolvidable y repleto de poesía.


Sabíamos que La Galla estaba en buenas manos y así lo demostrasteis. 

 

Os dejamos a continuación el texto de Juan Pablo Zapater y unos poemas de Guillermo Morales Sillas.






Buenas tardes a todos:


Recuerdo la ilusión que nos hizo a dos jóvenes poetas, allá por la mitad de los años ochenta, empezar a imaginar, buscar fondos, diseñar, llevar a la imprenta y ver publicado al fin el primer número de “La pluma del águila”, colección de plaquettes que reunió a lo largo de su breve vida nombres de tan distintas generaciones y escuelas poéticas como los de Carlos Bousoño, José Albi, Luis Antonio de Villena, Vicente Gallego, Miguel Argaya o el mío propio, entre algunos otros.

  Ese mismo entusiasmo, actualizado a este siglo XXI, y si mis cuentas no fallan multiplicado por dos, creo encontrar en el ánimo de los cuatro criadores de esta nueva ave literaria llamada LA GALLA CIENCIA, los poetas Noelia Illán, Samuel Jara, Manuel Pujante y Joaquín Baños, los cuales, lamentablemente ausentes esta tarde por motivos que después se explicarán, son los responsables últimos de este admirable invento impreso que hoy nos convoca.

  Cuando una iniciativa como esta ve la luz, todos los que nos movemos en el mundo poético debemos sentirnos implicados en ella. Y más todavía si esta nueva revista, LA GALLA CIENCIA, en su propia declaración de intenciones, nos pone de manifiesto que su proyecto editorial, realizado desde Murcia para toda España, nace para aglutinar todas las tendencias y voces poéticas del panorama nacional.


 
Esa tolerancia integradora, que no siempre se da entre las distintas corrientes que componen el panorama de la poesía española actual, debe constituir el principal tesoro de esta recién estrenada publicación, porque también constituye el verdadero tesoro de la poesía misma. Rememoro las palabras del maestro Francisco Brines consagrando esa tolerancia como uno de los valores más útiles que nos regala el hecho de la creación poética. Ese mágico entendimiento que se produce entre el poeta y el lector cuando este último reconoce la emoción y la belleza en un texto que puede no coincidir con su visión sobre las cosas de la vida. Pensemos, por ejemplo, en un ateo leyendo a San Juan de la Cruz, o en un heterosexual sintiendo la fuerza del amor hacia otro ser a través de los versos de Konstantino Kavafis.

  Eso mismo es lo que la poesía representa: emoción, belleza, mirada reflexiva, indagación, pero ante todo tolerancia. Y esa tolerancia poética, que estoy seguro forma parte del ADN de esta revista cuyo primer número se presenta hoy en Valencia, debe ser preservada siempre en sus futuras páginas, que de seguir así le garantizarán, como yo espero, un larguísimo recorrido editorial.

  Estamos en un local, el del “Café Malvarrosa - Espai Paral.lel”, que combina, como ningún otro en Valencia, la tolerancia con la literatura y las artes plásticas. No hay espacio mejor para presentar esta publicación que, además de abrazar el mundo virtual de las nuevas tecnologías -ahí está su página web-, apuesta firmemente por la poesía impresa sobre papel, con ediciones cuidadas en formato libro y con ilustraciones de un artista invitado en cada nuevo número.

  Ahora me tocaría ceder la palabra a los culpables de la materialización de este hermoso sueño, para que nos hablaran de la génesis, del contenido y de los ilusionantes proyectos que han dado forma a LA GALLA CIENCIA. Como no están presentes físicamente, aunque sí en espíritu, voy a dar lectura al texto que hemos recibido de su parte, donde se explican perfectamente todos los avatares que han ido sucediéndose hasta ver convertida en realidad esta publicación poética.

  Ellos nos dicen lo siguiente…


Buenas tardes y bienvenidos seáis todos.


  Antes que nada, dar las gracias desde el equipo de La Galla Ciencia a los que habéis venido a la presentación del mero UNO de la revista en Valencia, muy especialmente a  los  dueños del Café Malvarrosa – Espai Paral.lel, ctor y Toni,  que nos han prestado su espacio (del que no se oyen en Murcia más que cosas buenas), y sobre todo a Juan Pablo Zapater, no sólo por encargarse de la presentación (y todavía más en estas circunstancias) sino también por el interés mostrado siempre hacia la revista, tanto en papel como en su versn web. Gracias también por aportar ese artículo para nuestra seccn HOY FIRMA sobre nuestro querido Antonio Praena, que bien lamenta no estar con vosotros hoy ahí y que nos manda todo su apoyo. Da gusto rodearse de buena gente, y en este caso, la ración es doble.


  Lo segundo (y no menos importante) será pedir disculpas por no estar físicamente presentes en esta ocasn. Por motivos de logística”, no hemos podido desplazarnos a la ciudad de Valencia, como era nuestra intención y deseo, pero estamos seguros de  que los que hoy nos representan sabrán defender bien el asunto y la cosa quedará salvaguardada entre todos. Cuando las circunstancias se complican es difícil  encontrar  soluciones pero, gracias al esfuerzo de algunos, hemos conseguido al menos que hoy, en el Café Malvarrosa, La Galla Ciencia esté con vosotros. Queremos dar las gracias  también al poeta valenciano Guillermo Morales Sillas, que ha querido acompañarnos en esta presentación de la revista y nos aportó un excelente poema para el mero UNO, y a Jesucristo Riquelme, que también colabora con La Galla Ciencia y al que hoy, en particular, le debemos que estén ahí los ejemplares de la revista en papel, para quienes tengan el gusto de adquirirla. Repito: rodearse de buena gente es una maravilla.


  Pero vayamos al meollo: ¿qué es La Galla Ciencia? La Galla Ciencia es una revista de poesía íntegra, editada en papel, con carácter nacional, que sale semestralmente y que tiene además una versn web con contenidos complementarios. Ese sería un buen resumen. Pero La Galla Ciencia es mucho más.


  Los cuatro miembros que la conformamos somos Joaquín Bos, Samuel Jara, Manuel Pujante y Noelia Illán. Los cuatro procedemos de ámbitos distintos, con experiencias distintas y trayectorias poéticas distintas; ello supone que sea una revista con cuatro puntos de vista diferentes, cuatro voces que se conjugan para dar como resultado lo que tenéis delante: una revista de poesía editada en papel (¡y en los tiempos que corren!), única y exclusivamente con poesía. Así lo quisimos.


  La Galla se gestó (porque siempre alguien tiene esa curiosidad) haciendo unas migas; si alguien ha hecho el intento de cocinar migas de pan en una vitrocerámica, sabrá que es una ardua tarea. En el amplio tiempo en que aquel manjar se preparaba, surgió el proyecto entre copas y copas de vino. Ya el día 11 de diciembre de 2013 se abría la web lagallaciencia.com al blico con varias secciones de las que hablaremos más adelante, y desde ahí hasta el 23 de febrero (cuando se acabó de imprimir la revista en papel) fuimos conformando lo que ha sido el mero UNO.


  ¿Y el nombre? Como bien sabréis, “La Gaya Ciencia -con y- ya existía como editorial, por lo que no podíamos hacer uso de la expresn (y recordad también: el arte de hacer poesía ya en tiempos remotos), así que decidimos cambiar la y por una doble ele y así crear el logo que nos identifica: una galla con cola de pluma. Y, en evidente relación con ello, tenemos en nuestra web secciones como la de CACAREAN (era fácil el juego), donde colaboran algunos autores semanalmente.


  ¿Por qué tambn tener una web? Nos encanta el papel, y sobre todo a los lectores de poesía, por lo que otro formato no era viable. Pero seamos francos: hoy en día el uso de las nuevas tecnologías es altamente necesario, más que nada a la hora de darse a conocer fuera de nuestra ciudad, Murcia, y las redes sociales en esto nos ayudan notablemente. Hemos alcanzado desde la puesta en marcha de la web más de los 1.600 amigos en Facebook, lo que supone un mero del que podemos sentirnos orgullosos. En la web, además, tenemos todo el material complementario que no era posible incorporar en el papel; actualmente contamos con varias secciones: HOY FIRMA (que sale cada martes, con artículos de autores como Luis Antonio de Villena, Luis Alberto de Cuenca, Raquel Lanseros, Jesucristo Riquelme, José María Álvarez o el mismo Juan Pablo Zapater); CACAREAN (dedicada a los artículos de nuestros colaboradores habituales); RECITALES (donde los poetas recitan en vídeo, dedicando sus poemas a la revista); TRADUCCIONES (de poemas en distintas lenguas, ya sean autores conocidos u otros noveles); LITERATURA Y CINE (sobre obras llevadas al cine a modo de recomendacn); y una sección principal, LA GALLA CIENCIA, donde subimos los contenidos de mayor actualidad, como entradas sobre las presentaciones que hemos ido haciendo (Pamplona, Almería, Orihuela, Murcia, Cartagena, Elche) o reportajes de los actos organizados por La Galla Ciencia (como nuestro recital dedicado a las mujeres del mero UNO o a los poetas murcianos). Todo este material NO está en el papel, como no esn los contenidos del papel en la web.


  ¿Qué me puedo encontrar en la revista editada en papel? Poemas inéditos de más de 20 autores (salvo dos o tres poetas que, desde que salió la revista, ya han publicado las obras donde se incluían los poemas que nos cedieron). Además de ello, traducciones inéditas de poetas extranjeros, y finalmente dos poemas inéditos de Mariano Pascual de Riquelme, poeta que falleció en los 90, los cuales fueron cedidos por la Asociación Cultural El Diván (Cartagena).


  En el papel se encuentran (y eso lo teníamos claro) no sólo autores ya consagrados como Antonio Colinas, Roger Wolfe, José María Álvarez, sino también jóvenes promesas con nombres ya conocidos en algunos casos, y en otros totalmente inéditos, como en el caso de nuestra poeta más joven, Maa M. Bautista. El resultado, ahí lo tenéis: una mezcla de voces de lo que supone hoy en día el panorama poético actual. Los autores los fuimos eligiendo según creímos oportuno, y todos ellos se unieron al  proyecto con total amabilidad y predisposición desde el principio. Esto es común a la web, donde todos los que han participado (ya sea con artículos, con traducciones o con vídeos) lo han hecho siempre de una manera exquisita y atenta para con nosotros.

  En cuanto a la apariencia estica de la revista en papel y de la web, no hay dudas: blanco y negro, más bien sobriedad, neas claras. Y para ilustrar cada mero, un artista concreto: en este caso, nuestro ilustrador fue Álvaro García SEISDEDOS, que supo entender lo que queamos para el papel y de ese modo conseguimos que la imagen y la letra quedaran perfectamente encajadas. Quedamos, cierto es, encantados con su trabajo.






  Y restaban pequeños detalles por ultimar, y la cosa quedó a: no queríamos una revista en tamaño A3, que acabara extraviándose por las estanterías y cajones, sino una revista que se colocara junto a los libros, casi como si fuera uno de ellos (algunos dicen, La Galla Ciencia es casi una antología). Y además queríamos darle un toque clásico que la embelleciera: de ahí el uso del papel vegetal que cubriera la revista y que sirviera para dar unidad a todos los meros. En los siguientes, cambiará la portada (que será del ilustrador elegido en cada caso), pero el uso del papel vegetal se mantendrá para dar unidad física a todas las Gallas”.


  ¿Y ahora qué? ¿Para cndo el DOS? El siguiente mero, si nada se tuerce, saldrá para otoño de 2014. ¿Y qué encontraremos en el DOS? A partir del mero siguiente, las revistas seguirán un hilo temático; es decir: no será como esa especie de antología que ha supuesto el UNO en cuanto a la eleccn de autores que más o menos fueran de actualidad, sino que estarán basadas en un punto en común, en una especie de base temática que dará unidad a la eleccn de los poemas. Y habrá, claro está, más sorpresas que no podemos desvelar. Dejemos al DOS envuelto un poco más en un halo de misterio.


  Con todo lo dicho creemos no dejar (casi) nada en el tintero de la cola de La Galla. Bien lamentamos no estar ahí para responder a las posibles dudas de los asistentes, pero todo llega, y esperamos reunirnos con todos vosotros cuando salga el número DOS, de nuevo aquí, en el Café Malvarrosa. Dar otra vez las gracias por todo el apoyo mostrado, y lo más importante: que disfrutéis de la revista y que la poesía permanezca siempre viva en vuestros corazones.


  ¡Muchas gracias! Y al acabar el acto tomaos unas cañas por nosotros y brindad porque el Arte y la Cultura sigan avanzando, le pese a quien le pese.




El equipo de La Galla Ciencia



  Y para finalizar este acto de presentación, tenemos la buena suerte -alguna había que tener en esta azarosa tarde- de contar con la compañía de uno de los autores participantes en el primer número de LA GALLA CIENCIA. Se trata del aún joven poeta Guillermo Morales Sillas, y cuando digo “aún joven” lo hago con cierta reconocible envidia. Él nació en Valencia en 1986, estudió Filología Clásica y actualmente se dedica a la docencia y a dirigir su blog “Cuando los pájaros píen, París Texas”, donde se define concisamente como “filólogo, barbudo y propenso al sabañón”.

  Con su primer libro de poemas, titulado Ellos son mejores, obtuvo el pasado año el VI Premio de Poesía Joven “Pablo García Baena”, que edita La Bella Varsovia, colección cordobesa dirigida por Alejandra Vanessa y Elena Medel. De dicho poemario, el jurado del premio valoró ante todo «el riesgo formal, los aciertos expresivos, la solvencia y la sugerencia en la construcción de imágenes y el desarrollo de una poética sólida y decidida».



  El poeta y crítico Juan Antonio Bernier, profundizando más sobre su poesía, ha dicho: «Pareciera, como en Góngora, que en los poemas de Guillermo Morales Sillas el significante persiguiera emanciparse del significado, sin perder el sentido. Porque, precisamente, gracias a esta tensión, el sentido logra ampliar su radio de alcance. El área de juego es la música del idioma. Y de ahí proviene, en parte, el extrañamiento de su dicción personal. Polifonía sintáctica y materialidad léxica. Voces que se enhebran  en la aguja del hilo del discurso. Nada que no pueda explicarse con una sucesión de sonidos movidos a resplandor,
como quería Larrea. El sol explica, nos explica Guillermo. El sol, que es la moneda de todos los países».


  A continuación, cerrando el acto, Guillermo Morales Sillas nos leerá algunos de sus poemas publicados e inéditos.







EL CIELO Y LA TIERRA SON BELFOS
 
El día es de color jamón por fuera
y hay nubes saburrosas
sobre el lugar desmurallado.
El sol, proléptico, colea
y la calle rebosa especies
cuyos orines no drena el alquitrán.
La bendición es indistinta, en masa.
            El polvo, superior jaez.
Es tan bonito que dan ganas
de patear lo moral bello,
os juro que hay, sin turno, espera mansa,
burros a las puertas del kebab.
Qué pintan los animales ocupando
la avenida
            cuando matanza es solo ya vocablo
pero cuelgan gallardetes, suena enero en las campanas,
y las naranjas bordes yerran.
No sabes sino que estás feliz como
para repartir judías —tú que no has pastado
ni has tenido perro— pensando
que darías tu reino
por conocer a fondo el mundo del parásito
y hacerte una yurta de duros maxilares
—tú que no has comido cardos.
Ves en crin cosmogonía, piensas que vives
en medio de un hocico, una
bola de nieve meneada.
«Somos cebada en este estómago gigante».


ELLOS SON MEJORES

Porque puede reducirse a cuando bailábamos
la trompa y decíamos “mira, mírame cómo
lo hago”, teníamos noventa y dos canicas;
a “claro / dónde os juntáis / yo también fumo”,
masocas y abusicas hay a miles;
a panegíricos al transporte público, al
orden y concierto y a las calles limpias, cosas
coronadas de rubio y mantequilla,
girasoles, vocales de abertura
y timbre variable;
a displicentes contra suplicantes ojos
siempre buscando a padre,
siempre buscando
pasión-institución
hay hombres en el cabo.





Aquí os dejamos el poema de Guillermo Morales que aparece en el número UNO de La Galla Ciencia.









No hay comentarios: