viernes, 21 de noviembre de 2014

'LLEGADA A LAS ISLAS' de José Óscar López



LLEGADA A LAS ISLAS
de José Óscar López
(Baile del sol, 2014)







¿Puedes imaginar mi soledad
mientras creaba el mundo?

José Óscar López




Otro libro de José Óscar. Se me viene a la cabeza mientras lo leo un juguete que tenía de pequeño. Una de esas cámaras fotográficas para niños que no hacían fotos pero que te mostraban con cada clic una diapositiva. Imágenes de una ciudad desconocida para tu poco viajado y lleno de entusiasmo cabezón de pelo revuelto.

Con ese mismo entusiasmo me asomo al recién estrenado libro que, al igual que los anteriores (Vigilia del asesino, Los monos insomnes, Nosotros los telépatas), es como una de esas cámaras a través de la cual asomarnos, imagen a imagen, a un universo desconocido, originalísimo y fascinante que sólo conoce el autor de ‘Llegada a las Islas’. No es posible ni acertado, en mi opinión, hablar de géneros en este caso. Me gusta ver sus relatos, sus poemas, sus dibujos, como diapositivas de ese lugar fantástico y ecléctico en el que hay mundos habitados por robots enormes que arrasan las calles a su paso, máquinas imposibles, un viejo Octopus con tirantes y camiseta de Batman, animales psicodélicos, cafeteras …


Hay también rincones en los cuales se sientan a la mesa del poema la Eneida y Star Wars, Bukowski y una PlayStation. Y volviendo con esto al libro, lo que sin duda hay es poesía, poesía de la buena. Poesía bajo la cual oímos el cauce de un bagaje cultural y vital de gran riqueza,   poesía con un ritmo que da pistas del conocimiento del oficio que tiene el autor. Al mismo tiempo José Óscar deja que salte el relato a su libro, y el dibujo -no sólo en la portada-  deja incluso que uno de sus dibujos se coloque bajo un título de poema, de un poema que quizá se coló en algún relato. No es casualidad que el texto más prosaico de todo el libro se encuentre bajo el título ‘El único poema real de este libro’. Es por eso que decía que no es acertado mirar la obra del autor desde un prisma excesivamente contaminado por el concepto de género. No cabe duda de que estamos ante un buen libro de poesía, pero es mucho más, es un gustazo, es una pieza del puzle que forman todas las cosas que ha hecho el autor. Es más placentero, creo, dejarse llevar, dejarse sorprender, montarse en el  sightseeing bus y disfrutar de las impresionantes vistas,  del nuevo idioma.

‘La tierra es un gigante a nuestra semejanza/ si no a nuestra medida’ dice José Óscar en un poema de estas islas de un universo hecho a su semejanza. Espero que desde allí sigan llegando noticias nuevas durante mucho tiempo.





Manuel Pujante




(Y aquí os dejo un aperitivo del libro y algunos dibujos de José Óscar López)

















































No hay comentarios: