lunes, 8 de diciembre de 2014

LITERATURA Y CINE: HERIDA


HERIDA (DAMAGE)






“Los libros son amigos que nunca decepcionan."

 Thomas Carlyle




La novela “Herida” fue escrita por  la irlandesa Josephine Hart (fallecida  en 2011, a  los 59 años) y que, para ser su primera obra, se convirtió en best seller. En España se publicó en 1991, y más tarde, cuando se estrenó la película en 1993, se volvería a editar. El libro es ameno y de lectura fácil; nos relata una relación sexual obsesiva y destructiva entre un importante diplomático inglés y su nuera. Y que, como casi todas las obsesiones, acaba en tragedia.  




¿Qué ocurre para que  cambie la vida de un hombre íntegro y dedicado por completo a la familia y al trabajo? ¿Qué poder tiene la sexualidad humana para arruinar a una persona y a los que le rodean?



El frío y distante ministro  y médico inglés, Dr. Stephen Fleming (Jeremy Irons) está casado con Ingrid (Miranda Richardson). En plena madurez, su vida laboral y familiar es modélica. Su esposa es inteligente y guapa, sus  dos hijos estupendos (Martyn y Sally)…, pero un buen día su hijo Martyn (Rupert Graves)  presenta a la familia a su novia Ann Barton (Juliette Binoche), y entre el suegro y la enigmática nuera se establece una relación amorosa desenfrenada y obsesiva, que ninguno de los dos pueden controlar. 

La relación que existe entre ambos es de total pasión física y dominio mutuo. Anna se convierte en su juguete sexual, pero a mi entender es él quién está dominado por ella.  Quizás el personaje de Stephen es el más egoísta de todos, incluso mucho más que el de Anna. Él pensaba que tenía su vida bajo control y no le importa dañar a su propia esposa. Pero, ¿de qué vale un amor que acaba con la vida de su hijo? 


También el papel de Ingrid en la acción resulta fundamental, ya que ve cómo pierde a un hijo y que la perfecta familia que tenía (o creía tener) ya no existe. Miranda Richardson ganó el Premio BAFTA a la mejor actriz de reparto por esta película y, además, fue nominada al Premio Oscar.


La película “Herida” (título que se le dio en España) está dirigida por Louis Malle en 1992 y es una coproducción británica-francesa e interpretada.

En la película, los personajes y la historia está bien clara: Stephen no logra controlar sus sentimientos y con Anna vive una pasión desconocida, un amor obsesivo y clandestino  sin poder vitarlo, hasta que el hijo los descubre y la historia acaba en tragedia. El papel de Anna en la película es la de una mujer  muy bella, pero a la vez enigmática, ardiente en la cama y  fría por ser capaz de llevar una doble relación amorosa.


Louis Malle logró plasmar un cóctel con los ingredientes de un drama pasional, un triángulo amoroso (amor prohibido), erotismo y dos infidelidades. Y la reflexión que te haces cuando acabas de verla quizá sea que no podemos controlar casi nada en nuestra vida. En nombre de lo que llamamos amor, a veces, perdemos la cabeza, y a veces podemos perderlo todo. ¿Se puede ser feliz a costa de causarles dolor a los que decimos querer? ¿Una traición se puede mantener sin herir a nadie?



























El reparto y las actuaciones de los actores son magníficos. Miranda Richardson luce como nunca y optó a un Óscar a la mejor actriz de reparto, además de otros premios. Y ¿qué decir de Irons? Si fuera mi suegro, quizás no lo dudaría… Bromas aparte, es todo un veterano en el mundo del cine. El papel de lord inglés, con ese porte elegante y mirada esquiva,  le vino como anillo al dedo.

La francesa Binoche (que sin ser un bellezón propiamente sí es sensual)  por entonces estaba consolidando su carrera. Realmente bordó el papel de mujer fría y enigmática. Por no hablar de los encuentros sexuales de suegro y nuera: parecen dos animales, que sin hablar, se lo dicen todo.


Es una película que recomiendo por lo sugerente de la temática que tiene y una buena adaptación de la novela de Josephine.







Águeda Conesa Alcaraz

No hay comentarios: