viernes, 27 de febrero de 2015

RESEÑA: "LA HABITACIÓN DEL AGUA", de MARÍA CABRERA, vista por MARICRUZ GALLEGO.



LA HABITACIÓN DEL AGUA
MARÍA CABRERA
Ed. Baile del Sol, 2014


Todas las fotos que ilustran
 este artículo son de ÁLVARO GUIJARRO*


© ÁLVARO GUIJARRO
ANTONIO MACHADO definía la poesía, su poesía, como “palabra esencial en el tiempo”, dándole así el carácter trascendental, de conexión con lo más íntimo del ser humano, al que todo verso –desde los ripios primeros de un adolescente enamorado hasta los endecasílabos del poeta consagrado- aspira. Esa palabra esencial en el tiempo que es la poesía surge como necesidad del hombre de expresar en unas pocas palabras lo íntimo y trascendental de cualquier tiempo y época. No es por tanto de extrañar que, pese a la pluralidad de estilos, tendencias y, sobre todo, pese al paso del tiempo, los temas de cualquier poemario remitan siempre a un par de verdades esenciales: el amor y la muerte. De ahí que para definir el primer poemario de la joven madrileña María Cabrera, La habitación del agua, no encuentre mejor definición del simple y llano sintagma “poemario de amor”, que parece no decir nada pero que, en el fondo, dice mucho porque, como hemos comentado, la poesía universal no es más que una variación de dos temas esenciales del ser humano, y el amor es uno de ellos.

© ÁLVARO GUIJARRO
En La habitación del agua nos encontramos ante una colección de poemas amorosos, una especie de cancionero del siglo XXI con todos los tópicos (en el buen sentido) que cualquier poemario de amor debe poner de relieve: el deseo (arruinar tu cuerpo con urgencia de noches blancas),  la identificación amor-pasión-muerte (prefiero ser pájaro y morir en tu boca/ y matarte a caricias y a plumas) o el desgarro del desamor (La mejor forma de sumergirse en las entrañas/es a través del dolor).  A los temas universales se unen también los tópicos amorosos del siglo XXI, como la monotonía de la convivencia (Confundidos/ el cubrecamas/y los días/de lavado y secado./La pareja se disuelve/ al término de la cena.) o la pasión de una noche de fiesta y alcohol (Me he cortado las uñas de los pies / que han crecido mientras follamos (…)/ tarde y sin hambre /y con demasiado alcohol / para unas venas tan pequeñas). Porque ya sabemos que los amantes clásicos ni veían la televisión noche tras noche ni su pasión era tan prosaica como la que surge por tras una juerga. Estamos en el siglo XXI y sí, tenemos cancioneros, pero a nuestra manera.

© ÁLVARO GUIJARRO
En cuanto a la estructura, el poemario aparece dividido en cuatro partes sin título pero encabezadas por versos de la autora y, aunque ya hemos dicho que el tema que sobrevuela todo el libro es el amor, sí que las cuatro partes responden a un orden meditado y a una secuencia temática: en la primera aparecen poemas que hacen de la pasión y la dicha del amor el tema central, con un tono quizás algo más optimista que el que impregna el resto del libro. La segunda parte agrupa aquellos que podemos definir como versos de soledad en el día a día tal y como dice su encabezamiento (Paseo nocturno de una habitación a otra).Son poemas lentos, llenos de cotidianidad. Una tercera selección, agrupa poemas en los que los temas de la pasión y la ruptura aparecen siempre relacionados con el dolor y la muerte, con imágenes más violentas que los anteriores. Y, por último, los que conforman la última parte, versos que, de nuevo, hablan del amor y el desamor, pero también del futuro tras la ruptura y de los nuevos comienzos.

© ÁLVARO GUIJARRO
El estilo es, seguramente, lo que más destaque del poemario: María Cabrera acude a la mezcla de símbolos de gran lirismo y lenguaje llano, fácil y cotidiano, reflejando así en sus versos que el amor no es la trascendente muerte de los clásicos, sino aquello que surge en el día a día (Ha cambiado/ la frecuencia de los semáforos /el sabor de las verduras (…) Cuando ha salido el sol / me has llamado). Sabemos que este unir amor y vida con un lenguaje accesible no es algo nuevo, se nota que la joven poeta ha bebido de la poesía de la experiencia y lo refleja en sus composiciones. El toque personal viene dado por la sintaxis: los versos se suceden en encabalgamientos abruptos, yuxtaponiendo oraciones de sentido ilógico, sin nexos ni signos de puntuación (Pasamos de la edad pub / al adulterio / sé mentir a quien / se crea mis mentiras / he olvidado dar besos /sin intenciones). Algunas veces, esta forma de escribir crea imágenes de gran belleza que pueden incluso recordar a imágenes surrealistas (Gota tras gota / caes en la tristeza / en el infinito amargo de la noche / van resbalando /el desnudo caminante…). Pero también hay que decir que otros poemas parecen algo deshilvanados y cuesta sentir (no hablo de comprender), aquello que transmiten; en este sentido podemos decir que el poemario tiene todavía la impronta de un primer libro de versos, con sus luces y sus sombras.

Se trata, por tanto, de una obra interesante; la de una joven autora a la que habrá que seguir la pista para ver cómo evoluciona su palabra esencial a lo largo del tiempo.



Maricruz Gallego Ruiz
Licenciada en Filología Hispánica  y profesora de Educación Secundaria.
Desde 2004 forma parte del Colectivo Iletrados, asociación literaria cuya actividad transcurridos diez años de forma estable les convierte en un referente cultural de la ciudad de Murcia.



Foto obtenida del blog repoelas.com

MARÍA CABRERA nació en Madrid en 1985. Vivió durante más de un año en Leipzig. Es licenciada en comunicación audiovisual y estudiante de lengua y literatura. Trabaja como ayudante de realización en televisión. 
Ha escrito dos obras de teatro por encargo: Despertamos (Caravan Proyect, gira europea 2012) y una versión de La dama de las camelias (estreno en el Lope de Vega de Sevilla, Festival Clásicos de Alcalá, Premio Público de Chiclana al mejor espectáculo del año 2013). Obtuvo el primer premio de poesía "Albacete Joven 2013" y "Ateneo La Laguna 2012".

LA HABITACIÓN DEL AGUA (Tenerife, 2014) es su primer poemario.
Poemas de María en:    http://repoelas.com/colaboraciones/Maria_Cabrera.htm




ÁLVARO GUIJARRO         © MARÍA EUGENIA MOTILLA
*ÁLVARO GUIJARRO nace en Madrid en 1990. Estudiante de Filosofía durante tres años en la Universidad Complutense de Madrid, de cine en la Escuela Metrópolis y de corrección de estilo en Cálamo&Cran. Durante los últimos dos años se ha centrado en academizar un arte que le persigue desde antiguo:la fotografía, cursando actualmente un Máster de Fotografía Editorial y Fotoperiodismo en la Escuela TAI. Ha trabajado como fotógrafo para State Street Coffee Nicaragua o el Hipódromo de la Zarzuela.
Parte de su trabajo más actual se recoge en su tumblr: www.thealvaroguijarrophotography.tumblr.com. En el ámbito de la literatura, es autor de cuatro libros de poemas: "Tránsit0" (Chiado Editorial, 2011), "Colorofilia" (autopublicado en Internet, 2012), "La postpunk amante de Tiresias" (Canalla Ediciones, 2013) y "María Eugenia" (inédito, 2014); y sus poemas aparecen en antologías tanto nacionales como internacionales. Escribe en su blog: "Pangea" (www.pangeapangeapangea.blogspot.com).




No hay comentarios: