lunes, 25 de mayo de 2015

LA FELICIDAD DE ESTAR PERDIDO de Kepa Murua (por Isabel Alamar).









LA FELICIDAD DE ESTAR PERDIDO

Kepa Murua











Este prolífico autor que nos ha dejado ya títulos inolvidables como VEN, ABRÁZAME, su anterior poemario, y que ahora mismo está promocionando su última novela, TANGOMÁN, recientemente publicada por El Desvelo Ediciones, no para de indagar en los secretos de la vida. Y como sin duda uno de ellos es la felicidad, este es el tema que aborda en este libro, donde alcanza importantes conclusiones. En la página 25 nos dice: “La atracción de seguir adelante sin pensar mucho”, versos que aluden a la sencillez, a la claridad, y a un intentar no complicarnos demasiado la vida a nosotros mismos, algo fundamental, para iniciar sin duda con buen pie cualquier camino.


Pero también podemos encontrar justo la idea contraria (¿y es que quién dijo que la felicidad fuera fácil o sencilla?), la de que cada uno de nosotros ha de buscar y encontrar su propio yo y su propio equilibrio personal. De hecho, en la página 40 nos habla de la importancia de tener siempre planes, proyectos, mantenernos activos, indagar, crear con ilusión: 

La felicidad de construir 
un algo imaginario: 
una casa 
una cabaña 
un teatro 
un refugio 
en la senda del bosque 
en el transcurso del camino 
en la intemperie del paisaje. 


Otro aspecto que se relaciona con el anterior es el de que debemos conocernos a nosotros mismos y que para lograrlo hemos de abandonarnos de vez en cuando, en silencio, y saber desconectar de todo. En la página 58 escribe: 

La felicidad de abandonarse 
como un corcho 
en el agua. 

Y en la página 83 retoma este concepto cuando apunta: 

La felicidad de estarse quieto
 y  seguir adelante. 
De sentir las cosas
por primera vez. 
De hacerlas como si fueran 
la última vez 
que las hacemos.




Otro gran secreto para sentirnos a gusto, con nosotros mismos y con el mundo, reside en hacer lo que nos gusta y evitar las cosas que nos desagradan o molestan en exceso, y desde luego, desechar para siempre de nuestras mentes el descabellado paradigma de que tenemos que ser perfectos; así no es de extrañar que el autor escriba en la página 60: 

De no gritar. 
De hablar en susurros 
de cantar aunque se haga mal. 

Y en la página 71 continúe diciéndonos:

Y cada vez la felicidad de vivir 
tal como somos. De vivir con poco, 
tal como sentimos.


Y es que debemos adaptarnos a la vida, a sus diferentes momentos y situaciones, nos dice KM, por ejemplo en la página 84, con estas palabras sinceras: 

La felicidad de responder a la vida 
con el atuendo adecuado. 
Uno para el sol. 
Otro para el ruido. 
Una camisa para el día. 
El abrigo para la noche.


El libro está cargado de buenos y sabios consejos, en forma de versos cortos, sencillos, que fluyen bien, con el tono adecuado, para que nos lleguen y puedan orientarnos en esa ardua tarea que tenemos por delante de vivir cada día un poquito mejor.



 Isabel Alamar


ISABEL ALAMAR TORRÓ nace en Valencia en 1970. Es licenciada en Filología Hispánica y en Filología Valenciana por la Universidad de Valencia. Algunos de sus poemas, reseñas literarias o artículos sobre lingüística han aparecido en prestigiosas revistas como Prisma, Espacio Luke, Culturamas, Todoliteratura.es, The Barcelona Review, Espéculo… y periódicos como El Correo. También ha sido incluida en varias antologías, por ejemplo, en 2007 en Ventanas (Antología de poetas valencianas), Torremozas. Y también en Poesía experimental española (antología incompleta), Calambur, 2012 y en la antología Arquitectura de la palabra, Instució Alfons el Magnànim, 2012 y, recientemente, en la antología, Un viejo estanque. Antología del haiku contemporáneo en español, Comares-La Veleta, 2014. En el 2005 fue finalista con su poema “Manos“ del II Premio de Poesía Ángel Miguel Pozanco, y en 2009 fue también finalista del I Premio de Poesía Satírica convocado por la plataforma de asociaciones culturales de Valencia con su poema “Valencia del alma mía”. Actualmente, dirige en la Red un Portal literario CasaEscritura, www.casaescritura.es.

No hay comentarios: