jueves, 25 de junio de 2015

CHAVES NOGALES: EL HOMBRE QUE ESTABA ALLÍ (por Pedro S. Sanz).


EL HOMBRE QUE ESTABA ALLÍ




   No pocas personas de valía intelectual y artística sufrieron el ostracismo y el exilio empujados por el acoso y la represión durante y tras la guerra civil española. Fue éste el caso de Manuel Chaves Nogales, cuyos trabajos periodísticos alcanzaron gran popularidad en las primeras décadas del siglo XX por su dinamismo, espíritu crítico e independencia. El conflicto armado cortó su fulgurante carrera y lo expulsó de las calles y redacciones españolas, impidiéndole ejercer aquí su oficio de andar y contar, como él mismo lo describía. Tras un tenso periplo huyendo de las amenazas de la España dividida y más tarde de la Gestapo en la Francia ocupada, encontró finalmente refugio en Londres, donde pudo de nuevo desempeñar su labor libremente y sin coacciones, y donde murió aún joven y lejos de su familia. Después llegó el silencio y se impuso el olvido, de una manera natural y también intencionada.


Es ahora, setenta años después de su muerte, que dos jóvenes periodistas, Daniel Suberviola y Luis Felipe Torrente, recuperan la memoria de Chaves Nogales en un proyecto notable, y que ha llegado a término gracias al esfuerzo común de participantes desinteresados que lo han apoyado a través del crowdfounding, término inglés para la financiación colectiva. El resultado final es un libro titulado El hombre que estaba allí, donde se recogen entrevistas a los escritores Antonio Muñoz Molina, Andrés Trapiello y Jorge Martínez Reverte, a María Isabel Cintas, biógrafa de Chaves Nogales y a Pilar Chaves, hija del periodista. El libro incluye documentación varia, fotografías, cartas y documentos de época, y se acompaña de un video documental con extractos de las entrevistas e imágenes que contextualizan los comentarios y ponen rostro e incluso movimiento a Manuel Chaves.

   Es éste un libro coral donde se van desgranando las diversas facetas del periodista: el profesional de la información, el reportero intrépido, el ciudadano comprometido con los valores democráticos de la República, el padre a menudo ausente y siempre atento, rasgos que van formando un mosaico con la semblanza de este periodista de grandes recursos literarios que nunca pretendió hacer literatura, pero que rastreó la noticia allí donde intuía la efervescencia social y política y el acontecimiento histórico, desde la Rusia revolucionaria al Londres bombardeado, pasando por la Alemania nazi o la Italia fascista, siempre con mirada incisiva, capacidad de análisis y atrevimiento en la pluma. 


Gracias a este proyecto entusiasta, hoy podemos acercarnos a un intelectual y periodista de altura que desarrolló su labor con pasión y honestidad.  
   


                                                            Pedro S. Sanz


Para más información sobre el proyecto,
 pinchad el siguiente enlace.




No hay comentarios: