domingo, 27 de septiembre de 2015

LITERATURA Y CINE: EL CLUB DE LA LUCHA.


EL CLUB DE LA LUCHA




La primera novela publicada de
 Palahniuk nos narra en primera persona la vida de un protagonista cuyo nombre desconocemos. Este hombre es el reflejo de la sociedad de su tiempo. Es un hijo de la generación X que ha crecido en un mundo prefabricado donde todos los comercios son franquicias, hay un Starbucks en cada esquina  y la publicidad invade  espacios públicos y privados. Este hombre no ha tenido ninguna experiencia real en este mundo civilizado. No ha combatido en ninguna guerra y todo lo que hace es antinatural. Después de dar muchos tumbos para encontrar su lugar en el mundo, consigue realizarse cuando conoce a Tyler Durden y forman un club muy especial: El Club de la lucha.

Ocho son las reglas del Club de la Lucha:

1-La primera regla del Club de la Lucha es: Nadie habla sobre el Club de la Lucha.
2-La segunda regla del Club de la Lucha es: Ningún miembro habla sobre el club de la Lucha.
3-La tercera regla del Club de la Lucha es: La pelea termina cuando uno de los contendientes grita "basta".
4-La cuarta regla del Club de la Lucha es: Solo dos hombres por pelea.
5-La quinta regla del Club de la Lucha es: Solo una pelea cada vez.
6-La sexta regla del Club de la Lucha es: Se peleará sin camisa y sin zapatos.
7-La séptima regla del Club de la Lucha es: Cada pelea durará el tiempo que sea necesario.
8-La octava regla del Club de la Lucha es: Si esta es tu primera noche en El Club de la Lucha... TIENES que pelear.








Este club tiene éxito en una sociedad de hombres huérfanos de padre que no han tenido la oportunidad de demostrar su “hombría” en ninguna guerra. La filosofía del Club de la Lucha parece reivindicar un estado primitivo del ser humano, alegando que la vida que llevamos no es nada natural. Una forma de alcanzar este estado primitivo es la lucha.

En el mundo que imagino se cazarán alces en los bosques húmedos de los cañones que rodearán las ruinas del "Rockefeller Center". Se llevarán ropas de cuero que durarán toda la vida. Se trepará por lianas tan gruesas como mi muñeca que envolverán la torre "Sears". Y cuando se mire hacia abajo, se verán pequeñas figuras humanas machacando maíz y secando tiras de carne de venado en el asfalto de alguna gigantesca autopista abandonada.

Los miembros del club de la lucha son varones que han crecido con padres ausentes, criados por sus madres. No tienen una figura masculina clara y usan el Club para reafirmarse. Un ejemplo de esto lo tenemos en Bob, que por un problema hormonal ha desarrollado pechos femeninos. Es un hombre feminizado que encuentra su realización en la lucha violenta.  Entre los miembros de este club no se encuentra ninguna mujer. El único personaje femenino es el de Marla Singer, una mujer de carácter autodestructivo. Entre los tres personajes se crea un triángulo amoroso en el que el Protagonista desea a Tyler, Tyler desea a Marla y Marla al Protagonista.


 Alguna vez se ha comentado los tintes homosexuales en la relación entre Tyler y el Protagonista, pero parece que el deseo del Protagonista por Tyler es más una cuestión de admiración y de querer ser como él que sexual.



Chuck Palahniuk consigue hacer un gran retrato se la sociedad consumista y artificial en la que nos encontramos. Además transmite un mensaje nihilista bastante peligroso, pero que al lector, más que animarlo a la destrucción del sistema, le sirve de catarsis. Parece que el sistema capitalista necesita de la aparición de obras nihilistas de este tipo que nos hagan soltar la presión, sentirnos animales por unos momentos y continuar viviendo bajo las mismas condiciones que decimos despreciar tras escuchar las palabras de Tyler Durden.

Tres años más tarde de la publicación del libro, en 1999, David Fincher dirige la adaptación al cine. El propio Palahniuk dice de ella que han conseguido mejorar  la obra escrita. El reparto es el idóneo: Brad Pitt Elena Boham Carter y Eduard Nortom.  Fincher viene de dirigir Seven y El Club de la Lucha tiene muchos en común con ella como el tratamiento de la iluminación. El director aprovecha para usar muchos efectos de sonido y distorsión, ya que el argumento lo permite. La lista de detalles y curiosidades sobre el film es eterna  y sólo hacen falta unos minutos navegando en la red para ver que hay fotogramas subliminales a lo largo de la película, que en cada escena hay una taza de Starbucks o que la escena de sexo entre Tyler y Marla está hecha por ordenador. 

La película le añade al libro todo lo que le hacía falta para redondearlo. La música, que en el formato libro no se puede incluir, ofrece una atmósfera desconcertante similar a la que sufre el protagonista por su falta de sueño. La banda sonora compuesta por los Dust Brothers nos engancha desde el principio.





Junto con una banda sonora que se adecúa perfectamente al argumento, tenemos elementos como la iluminación o el vestuario que dinamizan la acción. Las ropas de Tyler Durden lo hacen parecer un proxeneta, pasamos de las camisas perfectamente planchadas a la ropa sucia y arrugada.  La película consigue captar la esencia de la novela y darle todo el movimiento y fuegos artificiales  que necesita una obra así. Estoy de acuerdo con Palahniuk y creo que este es uno de los casos en los que la película es mejor que el libro, aunque tengo que decir que el final del libro cambia sutilmente y tiene una mayor carga significativa, aunque sea menos espectacular que el final del film.


Una película para los que aborrecen el sistema en el que vivimos y para los que quieran disfrutar de diálogos inteligentes. 



EL CLUB DE LA LUCHA 2

El comentario podría acabar aquí, pero en mayo de este año salió a la luz la segunda parte del Club de la Lucha. Esta vez en forma de cómic con guión del propio Chuck Palahniuk. La acción se desarrolla unos años después de la primera parte. Marla y el Protagonista están casados y Tyler amenaza con volver. Sólo están disponibles los tres primeros números del cómic en inglés, pero continúa con el estilo de las obras precedentes. El cómic parece el formato perfecto para unir literatura y cine. Muchas de las escenas del cómic están tratadas de una forma muy cinematográfica. El formato cómic también obliga que tengamos menos diálogos brillantes como los que aparecen en el libro y la película. Permaneceremos atentos al desarrollo de este club que continúa ganando adeptos 




Samuel Jara




No hay comentarios: