lunes, 30 de noviembre de 2015

EL MUNDO SIN USTED, de FRANCISCO VICENTE CONESA (por Daniel J. Rodríguez)


A propósito de la ausencia




El mundo sin usted
Francisco Vicente Conesa

Editorial Balduque
2015







La vida ocurre a flor de piel en la juventud. Cuando uno todavía coquetea con la edad adulta sin terminar de asumirla, todo lo que ocurre es grande, magnífico: el mundo gira en torno y hasta lo más baladí se convierte en un acontecimiento que lo paraliza todo. Ocurre así en El mundo sin usted, primer poemario del joven poeta y músico Francisco Vicente Conesa.


Pese a no contar más de 21 años, el joven poeta da muestras de un descreimiento por el mundo en el breve poemario, que inaugura la colección B49 de la editorial Balduque. Ya en el inicio, las cuatro citas que anteceden los poemas dejan claro que Vicente Conesa sabe que la existencia no tiene sentido si no es a través de la trascendencia, algo de lo que adolece, asume, en su recorrido actual. La vida es eso que pasa entre nostalgias, entre ausencias. Y él, ya desde muy pronto canta, en este El mundo sin usted, a una gran sombra del pasado.

El autor interpela durante toda la obra a alguien de su pasado y si sitúa como ese enamorado que no deja que la historia acabe pese a estar muerta. Es, el Francisco, Sisifo empujando una y otra vez la roca, sufriendo el dolor, la vergüenza y el hastío sin poder evitarlo.

Se sitúa fuera, observa su propia experiencia fotograma a fotograma y se regocija en esos momentos que causan dolor. Lo sabe y lo explota en casi todos los poemas del libro.


AMIGA

Yo nos he visto entrar
de lado a nuestro dormitorio
con la mirada fija
y con las manos ocupadas
desconociéndonos activamente,
amando sólo aquello
que pudieran abarcar las yemas de los dedos
por el miedo incontenible a perder
el instante de un beso.

Yo sé que fuimos un remanso apenas
de todo aquello que debimos,
que escondimos tras la puerta
el miedo de ser jóvenes
y las palabras de amor y autoconvencimiento
guardadas en un saco de basura.

Pero aún así, no me hagas esto:
no me condenes a llamarte amiga,
a saludarte como
si nuestros cuerpos nunca hubieran sido
un cuerpo,
como si ya la vida no entendiera el idioma
de los vértices
de un colchón que se pudre
amarillento
con el temor de recordar tu nombre.


Francisco Vicente Conesa configura su vida tras el vértice del amor/desamor en esta primera obra. Este sentimiento vertebra todo el libro, en el que la voz del poeta juega a acercarnos y a alejarnos de ella, logrando así que el lector participe de ese ni contigo ni sin mí que, parece, ha vivido el propio autor mientras se gestaba este El mundo sin usted.

“Yo sé que me comprendes/ cuando te pido que te alejes,/ y sé que me comprendes/ cuando me escapo”, dice en un poema para, poco después, reconocer que “el mundo sin usted/no hace méritos suficientes”. El poeta lo cuenta todo detrás de una luz tenue, se esconde en imágenes que rozan el costumbrismo, lo cotidiano:


ABRIL

En la cocina,
aún quedan restos de la cena,
vasos que no se limpian nunca,
un repollo partido
que huele a despedida y a desnudo
y botellas baratas de licor
encima de la mesa
con tu nombre tatuado en los bolsillos.

Afuera se escucha el quejido de las guitarras,
esa pasión gitana junto al fuego
de voces aguantando
en esta tarde lenta
de romances y grados bajo cero.

Y les escucho con tristeza
de barco,
con esta cara de hombre derrotado,
de niño que busca pintar
la vida que desea,
pero tú solo te dejaste
este olor impregnando los rincones,
tu sentido del orden
y aquel estuche sin colores
que ya no sirve para nada.



Daniel J. Rodríguez



No hay comentarios: