sábado, 7 de noviembre de 2015

Las semillas del CU4TRO: Panóptica Primera




Toda revista que se precie tiene que intentar ofrecer a sus lectores una información los más actualizada posible. Esta tarea, especialmente en el caso de las revistas literarias, puede llegar a ser ardua. En el Número CU4TRO hemos intentado situarnos sobre un punto muy elevado donde poder verlo todo y elaborar esta PANÓPTICA PRIMERA formada por cuatro autores a los que hemos hemos querido destacar por su posición en el panorama actual de la poesía joven. Una visión de cuatro autores muy distintos desde el mismo punto de vista: La Galla Ciencia.


Se trata de cuatro voces que, además de tener procedencias geográficas diferentes, parecen ubicarse en las cuatro esquinas de un cuadrilátero poético, pues tienen estilos radicalmente distin­tos; no obstante, a los cuatro los une –cada uno a su manera- su amor por la poesía y la firme convicción de que ésta parte de la realidad, pero es, sobre todo, un arte del lenguaje.

Joaquín Piqueras (autor del prólogo)



La Panóptica Primera está formada por cuatro autores que tienen un estilo muy diferente entre ellos y de alguna manera señala varias de las vertientes poéticas actuales. Son como los puntos cardinales o las esquinas de un cuadrilátero. Además, esta mitad del CU4TRO está ilustrada por NAN VAZ, al que pronto dedicaremos una entrada y al que también agradecemos su colaboración.

Queremos presentaros a estos cuatro poetas que formaN una de las partes de este Número CU4TRO y agradecerles de verdad la confianza en nosotros: MARÍA M. BAUTISTA, VALERIA CANELAS, ANTONIO CRUZ ROMERO y PABLO VELASCO BALERIOLA.



Maria M. Bautista
Madrid, 1990




Cursó la carrera de Historia del Arte en la Universidad Complutense de Madrid y realizó el Máster Interuniversitario en Historia y Ciencias de la Antigüedad, especializándose en el Antiguo Egipto. Su Trabajo Final de Máster trató sobre el culto póstumo de Ahmes Nefertari. Es una apasionada del arte y la artesanía en todas sus manifestaciones, de David Bowie, Franco Battiato, Bulgákov, Dostoievski y Dante. Fue antologada en Tenían veinte años y estaban locos (La Bella Varsovia, 2011). Su primer libro, Primera noche en las ciudades nuevas (Colección Monosabio, Ayuntamiento de
Málaga, 2012), es un libro de poemas publicado en una colección de prosa y trata sobre arte, vida y viajes. María también dibuja y actualmente no piensa en elaborar textos para una nueva publicación.






Valeria Canelas
La Paz, Bolivia, 1984






Hace doce años Valeria viajó desde La Paz a Madrid para estudiar Historia. Durante todos estos años, además de terminar una carrera y un máster y trabajar en los lugares más variopintos, se ha ganado a pulso su proclamación como fundadora indiscutible del Instituto Superior Felino y celestina ocasional. Valeria no tiene conocidos, solo amigos. Todos ellos saben que la guía del ocio madrileña permanece siempre actualizada en su cabeza: tan pronto organiza una ruta de degustación de tortilla de papas como arrastra multitudes a bailar electrocumbia. Próximamente volverá a viajar, esta vez a Indiana (Estados Unidos), requerida de nuevo por asuntos académicos. Y sí, además de todo esto Valeria Canelas es poeta. Existen diversos testimonios que lo corroboran: su blog edithoster.blogspot.com y haber participado en algunas antologías y revistas.




Antonio Cruz Romero
María, 1978





Autor de Poemas apócrifos, la inclasificable (Breve) Antología del Epitafio Maldito y Hay una luz remota, ha traducido a J.J. Slauerhoff y es editor de Ravenswood Magazine. Es padre de una niña que no le deja tiempo para escribir aunque sí para recitarle poemas de Eliot y Simic. Le gusta el jazz (cinco años martilleó el saxo barítono en una big band), los poetas muertos (y algunos vivos),
conocer el nombre del traductor, el cine en V.O. y los colofones; bibliófilo a tiempo parcial, sueña en clave posmodernista. Le tiene pánico a las presentaciones, a escritores y editoriales y hasta a los lectores. Todo, es incurable.




Pablo Velasco Baleriola
Cartagena, 1995






Entre Góngora, Pound, Mallarmé o Rulfo, Pablo vive literatura y a ratos, estudia Hispánicas. Más poeta que gramático, en el tiempo libre deconstruye y construye formas que se niega a aceptar. Otras veces canta imitando a Morrissey, toca algo del White Album, decora un verso de Yeats o busca los colores entre las vocales de Rimbaud. Borra más que escribe, “anulando una línea al día” sigue el precepto de Monterroso y no se arrepiente de la masacre de versos; le quedan pocos, suficientes: algunos para encerrar una posible explicación del mundo, otros tantos para homenajear a los
poetas fuertes y los últimos para jugar al surrealismo. Después de escribir, recita lo que no está reflejado en el papel pero sí impreso entre las calles de las ciudades que conforman el sitio de su recreo.




Gracias a Nan Vaz por todas sus magníficas aportaciones, a Joaquín Piqueras por el prólogo y el estudio pormenorizado, y a los cuatro autores por publicar sus poemas con LGC.

¡Seguimos!


*Si quieres adquirir tu ejemplar, pincha el siguiente enlace.

*Para ver todos los contenidos del este número doble de casi 400 páginas llenas de poesía inédita, pincha aquí.




No hay comentarios: