viernes, 3 de junio de 2016

"La vida incierta" de Juan Pedro Fernández Blanco (por Samuel Jara)










La vida incierta


Juan Pedro Fernández Blanco


Legados Ediciones, 2015





El libro comienza con un poema idóneo. Nos sirve de introducción y nos adelanta como el mejor de los tráilers lo que vamos a encontrar dentro. Juan Pedro Fernández Blanco (Madrid, 1979) utiliza símbolos sugerentes. Así, El ajedrez es el símbolo de una batalla continua, de esa duda que siempre nos acecha. 

La duda ya aparece en el primer poema y continúa de manera explícita o más oculta en el resto del poemario. La duda también nos lleva a la contradicción y tenemos versos como:

Sí, soy tristón, pero me río infinitamente con ello.

El autor juega con elementos opuestos en más de una ocasión representando perfectamente esta lucha cotidiana consustancial a la existencia humana. Al seguir leyendo el libro la voz poética llama a la soledad, que de alguna manera el autor consigue hacer contagiosa logrando que  nos sintamos tremendamente solos leyendo el poemario.

Me acostumbré a la oscuridad,
a errar desterrado de la vida,

Entre los poemas hay viaje, camino, trenes, encuentros y reencuentros. Todo esto acompañado muchas veces por la meditación del viajero solitario y que hace que el lector también viaje, medite, dude y se pregunte.

Además de la soledad y melancolía, también hay sitio en este poemario para el amor con poemas como Quizá en otro encuentro o en  Las fronteras de la necesidad:

Dos cuerpos que se aman
son una distancia eterna, inexacta, confusa.

El amor unido siempre a la sensualidad. Los cuerpos unidos como símbolo del amor carnal nos asaltan más de una vez en el poemario dando unidad al libro.

Sólo dos cuerpos, nada más.
El resto se pierde en los márgenes del poema.

Con el poema La isla del tesoro el autor consigue invocar a todos los piratas y el espíritu aventurero nos posee.

En definitiva, Juan Pedro Fernández Blanco consigue acercarnos unos poemas cargados de imágenes sensoriales y símbolos innovadores que nos  harán despertar del letargo. 


Samuel Jara


No hay comentarios: