miércoles, 22 de febrero de 2017

LEÓNIDAS KAKÁROGLOU: DOLOR, MUERTE Y MEMORIA


Leónidas Kakároglou: 
dolor, muerte y memoria


Leónidas Kakároglou  (Creta, 1952) estudió ingeniería civil en la Universidad Técnica Nacional de Atenas. Tiene publicados siete poemarios y muchos de sus poemas han salido en revistas literarias. Algunos de sus poemas han sido presentados en el teatro y otros han sido musicalizados. El año pasado fue propuesto como candidato para los Premios Estatales de Literatura 2016 con su poemario «Μνήμη σχεδόν πλήρης» (“Memoria casi llena”).

Kakároglou escribe versos desde la temprana edad de los 10 años. La poesía es para él una liberación de la cotidianidad, de la vida que pasa sin cesar. El tiempo desempeña un papel primordial en su obra; ese tiempo que resulta un amigo cruel y que pasa dejando recuerdos dolorosos. El momento que se va y nunca vuelve, la memoria de los momentos pasados son temas recurrentes en sus versos. La ausencia de las personas más queridas, la pérdida de estas personas y la aceptación de la pérdida suponen la quintaesencia de su poesía. En la poesía de Kakárgoglou todo es memoria: la casa, las paredes, las habitaciones, las ventanas, las sábanas, todo tiene memorias, todo evoca el pasado y daña el presente. Kakároglou perdió su mujer hace unos años y la poesía funcionó para él como la válvula de escape para su dolor personal.

Los tres primeros poemas presentados hoy son de sus poemarios ya publicados. Los dos últimos forman parte de su próximo poemario, inédito por el momento, “Οι τίγρεις των δωματίων” (“Los tigres de los cuartos”). Me los ofreció el poeta un lunes mientras tomábamos un café y hablábamos de su poesía y de la Poesía en general. El mismo día tuve la oportunidad de escucharlo recitar unos de sus poemas en un Diálogo Poético entre tres poetas griegos.

“La plaza de los muertos” es el primer poema de Kakároglou que leí. Me encantó pero no podía pensar en cómo traducir el juego de palabras (“desterrado”, “enterrado”) puesto que esto es lo más importante en todo el poema. En su poema “Casa” nos habla de la pérdida de su esposa y de lo que él encuentra al regresar a casa: “Para encontrar sobre las paredes / Que el tiempo ha pasado”. En su poema inédito “Qué rápido pasa el verano” de nuevo habla de la soledad: “el teléfono no suena / Se perdieron los amigos / Sólo alguna lluvia / me visita”. La lluvia es también un elemento que cobra gran importancia en la obra de Kakároglou. En otros poemas habla de la lluvia amarilla conectándola con las memorias y la muerte. La lluvia es el símbolo de la soledad como en la obra “La lluvia amarilla” y en muchos de los poemas de Julio Llamazares.

Un cretense diferente, un hombre afectuoso, un poeta melancólico que no quiere dejar atrás el pasado; una figura llena de nostalgia, dolor y amor, esa es la figura de Leónidas Kakároglou, del poeta de la memoria.


Natasa Lambrou


*Pincha aquí para ir a TRADUCCIONES


No hay comentarios: