jueves, 16 de febrero de 2017

PÍLDORAS DE PAPEL de ANA PATRICIA MOYA (por Esther Muntañola)







Píldoras de Papel
Ana Patricia Moya
Huerga y Fierro Editores, 2016





“Píldoras de papel” es el título del último poemario de Ana Patricia Moya. Un título muy sugerente, que nos lleva a pensar en a qué o a quién van dirigidas esas a píldoras que confrontan en nuestra mente dos materiales distintos, (el mineral y el papel), diferentes dimensiones (el volumen y la forma plana) y  dos campos semánticos distantes.

Las píldoras sirven para curar. Si hay algo que curar es que existe una enfermedad. Cuando pensamos en una enfermedad incurable pero que podemos sobrellevar mala o buenamente según nuestras fuerzas, la llamamos enfermedad crónica.  El tratamiento suele ser a base de píldoras. Decimos que gracias al tratamiento se ha conseguido cronificar la enfermedad.  En este libro se pueden descubrir dos “enfermedades internas”, una, la producida por el exterior, por el mundo que deja de ser habitable, que cada vez se vuelve más alienante y duro y golpea a la sociedad y al individuo, y otra,  la sensibilidad, encauzada en la palabra, en el lenguaje de la Poesía.

Ya escribía Cervantes que  hacerse poeta  “según dicen es enfermedad incurable y pegadiza”. Y así con la Poesía entramos en el terreno de un dios arcano y de las enfermedades incurables. Por siempre.  Tras leer este libro, se evidencia que Ana Patricia Moya presenta esa enfermedad crónica, no hay duda. Además, observamos que el tratamiento por el que se ha decidido Ana Patricia es claramente homeopático, por aquello de incluir el veneno que causa la enfermedad en la curación de dicha enfermedad.

Comienza el libro con poemas-grito en búsqueda de auxilio ante la posibilidad de terminar con el sufrimiento en la salida más fácil. Cada poema-píldora exorciza el dolor, lo mitiga para conseguir que el mundo, el cubículo sea medianamente aceptable. Soportable. Existe un ejercicio de introspección profundo, de autorreconocimiento, de enfrentamiento a la angustia.

“Me defiendo con las manos desnudas / porque es lo único que tengo”. Y con la palabra desnuda, límite, soez, arcana. Con la palabra que denuncia la injusticia, la vergüenza, el abandono.
Frágil. Ante la vida. Ante el dolor. Ante la enfermedad. Ante la vida adulta.
Los cuentos des-contados de la vida, rehechos en la calle, turbios, son otra de las formas que encuentra la autora de evidenciarnos ese territorio en la sombra de la supervivencia. “Y por eso el corazón se refugió en su realidad”.

En esa desolación, aparece la búsqueda del amor, pero no cualquier amor sino  “hallar ese legítimo propietario de nuestra herida, que nos acurruque en su regazo y nos murmure: “este es nuestro hogar””. Y entonces escribir se vuelve “bote salvavidas”, escribir “testamentos únicos de supervivencia / para escapar de la locura, / para dar sentido a tanto dolor”.

"Píldoras de papel" es un libro duro, mordaz, cínico a veces, y definitivamente un ejercicio de supervivencia en el que encontramos fuerza, dolor y valentía, desarraigo y pertenencia, desconsuelo y promesas. Y una profunda verdad en la escritura.


Esther Muntañola
Enero 2017


ESTHER MUNTAÑOLA (Madrid, 1973) es Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense. Profesora de Dibujo de Educación Secundaria, mantiene en paralelo su actividad como artista plástica. Ha publicado los poemarios En favor del aire, Colección El Árbol Espiral, LF ediciones, junio 2003. Flores que esperan el frío. Gijón, Trea, diciembre 2012.

Algunos de sus poemas se encuentran recogidos en antologías como Entonces, ahora, Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, 2003, Orillas de Ávila, 2004, Hilanderas, Amargord, 2006, Poesía para vencejos, Fundación Instituto Castellano Leonés de la Lengua, 2007, Poesía Capital, Sial, 2009, Voces del extremo. Poesía y Tecnología, Ayuntamiento de Béjar, 2009, Voces del extremo. Poesía  antidisturbios, Logroño, 2015, (Tras)lúcidas. Poesía escrita por mujeres (1980 – 2016), Bartleby, 2016.

En el blog http://esthermuntanyola.blogspot.com se muestra parte de su obra.


No hay comentarios: