jueves, 16 de marzo de 2017

ANA PAULA TAVARES: EL YO PLURAL (por Mario Grande)


ANA PAULA TAVARES, 
EL YO PLURAL


La poeta angoleña Ana Paula Tavares (Lubango, 1952) estudió Historia en las universidades de Lubango y Lisboa; es especialista en Literaturas Africanas de Lengua Portuguesa. Tras la independencia ocupó diversos puestos de responsabilidad en instituciones culturales de Luanda. Autora de una obra que abarca también investigaciones arqueológicas y etnográficas, como poeta ha publicado Ritos de passagem (UEA, Luanda, 1985), O lago da lua (1999), Dizes-me coisas amargas como os frutos (2001; Premio Mário Antonio 2004, de la Fundación Gulbenkian), Exvotos (2003) y Manual para amantes desesperados (2007; Premio Nacional de Cultura e Arte de Angola), todas ellas en Caminho, de Lisboa. En 2013 obtuvo el Premio Internazionale Ceppo.


En su país, Tavares ha vivido la experiencia de la sociedad colonialista portuguesa y la sociedad rural angoleña, la lucha por la independencia y el azaroso proceso de la descolonización. Conocedora profunda y sensible de la condición de las mujeres angoleñas, de su cotidianidad marcada por costumbres bárbaras en el campo y explotación implacable en la ciudad, el yo plural de Tavares parte de la oralidad para dar voz a quienes sostienen en condiciones inhumanas el peso de la sociedad patriarcal sobre los hombros. No como víctimas para mover a compasión sino como sujetos contra viento y marea, con los sentimientos, costumbres y deseos que (de)limitan la experiencia de ser mujer. Dicho en unos versos suyos pertenecientes al libro O lago da lua:      

Perguntas-me do silêncio/eu digo    meu amor que sabes tu/do eco do silêncio/como podes pedir-me palabras/e tempo/se só o silêncio permite/ao amor mais limpo/erguer a voz/no rumor dos corpos (Me preguntas por el silencio/yo digo   amor mío qué sabes tú/del eco del silencio/cómo puedes pedirme palabras/y tiempo/si solo el silencio permite/al amor más limpio/alzar la voz/en el rumor de los cuerpos).

Desde el punto de vista del lenguaje poético, destaca el certero uso de los tiempos verbales en los tres poemas seleccionados para la traducción del portugués: el pasado inmemorial y amenazante de Vinieron muchos; el presente mítico de Canto de nacimiento; y el denso verbo evanescente de Muchacha, niña sin identidad más que por sus padres y su futuro marido (la tabla Eykelessa se ata a la espalda de la novia para que permanezca erguida), por su dote en bueyes, por la memoria de los antepasados que interfieren en sus sueños para fijarle lo que está prohibido y permitido, por el difícil equilibrio entre lo material (el buey) y lo espiritual (el árbol), por lo que se ve obligada a perpetuar.


Mario Grande

*Pincha aquí para ver los poemas de Ana Paula Tavares