viernes, 24 de marzo de 2017

TRES POEMAS DE STELA SOURAFÍ (por Natasa Lambrou)


STELA SOURAFÍ: 
ECOS DE GRECIA CLÁSICA


Stela Sourafí (Atenas, 1975) estudió Filología Clásica en la Universidad Nacional y Kapodistríaca de Atenas. Trabaja en academias enseñando latín y griego antiguo. Dedica su tiempo libre a su gran pasión, la poesía.
Stela ha participado en muchos concursos y tiene bastantes poemas publicados en revistas literarias. Está por terminar su primer poemario. Los poemas presentados esta vez han sido premiados en distintos concursos.

El primer poema fue presentado en el concurso poético de la revista griega bonsaistories (marzo, 2016), el segundo en la Competición Poética de Delfos (junio, 2016) y el último en el 1er Concurso de internet (diciembre, 2015). Todos los poemas tienen distinciones y el último tiene el primer premio.
            Sus poemas tienen ecos de su trabajo principal, o sea, la filología. Palabras del griego antiguo, neologismos y juegos de palabras abundan en su obra en un esfuerzo de proyectar la cultura clásica y mantener su creación cerca de la riqueza de este idioma “muerto” pero no olvidado.

            El primer poema nos habla de la lluvia como un medio de nexo entre la Fortuna y la vida. La Fortuna, la Moira, es la divinidad de la mitología griega que controla el hilo de la vida; es un concepto que desempeña un papel esencial no sólo en las obras de los griegos sino también en las obras de muchos extranjeros. El sendero, o sea, la ruta predestinada nos hace recordar de las tragedias griegas en las cuales el destino juega casi siempre un papel primordial. Tanto en las obras de Sófocles como de los demás trágicos el destino tiene el protagonismo y eso se opone a la idea del libre albedrío. En la obra de Surafí, la Fortuna es “la protectora”, “la compañera de viaje”.

            El segundo poema, “Etimologizando lo impronunciable”, es todo desde el título hasta la palabra final, un juego de palabras. Stela emplea palabras arcaicas que han caído en desuso. El coito queda suplantado por la comunión en el sentido de la unión entre dos personas puesto que Stela usa la palabra compuesta dividida en sus morfemas principales para dar este juego de palabras. El proceso de la etimología es el tema principal del poema y la traducción ha sido elaborada con gran esmero y dedicación a causa de la dificultad del poema.

            El tercer poema habla, de nuevo, de la lluvia, un tema que siempre me encanta porque, a mi modo de ver, la lluvia trae recuerdos y nostalgia. En este poema la lluvia se conecta con el acto amoroso, adquiere “cara hedonista, querida”. “Los alientos de la lluvia” son los que “trazan” esa cara. Los amantes quedan con la sensación de “contracciones del placer interrumpido”, un placer que queda incompleto y por eso se va borrando “lo insaciable”… Y el poema concluye: “¡La memoria otra tiranía engendradora del recuerdo!”

            Stela Surafí, con su profundo conocimiento de la cultura clásica, trata de sacar del olvido esta civilización que nació tantos siglos antes pero que sigue funcionando como fuente de inspiración para creadores griegos y extranjeros.


Natasa Lambrou

*Pincha aquí para leer los poemas de Stela Sourafí 





No hay comentarios: