miércoles, 24 de mayo de 2017

EL AZAR DEL VIGILANTE: 6 POEMAS DE RÁUL QUINTO


EL AZAR DEL VIGILANTE


No creo en el destino. Pero hay azares que insisten en contradecirme.

Vivo en Francia desde hace tiempo y cuando vuelvo a mi ciudad natal uno de mis privilegios es reservarme un buen rato para comprar libros. Si hay algo que me gusta es dejarme llevar, quién sabe por qué tropismo, y pasar la mirada por las estanterías de las librerías. Aún recuerdo el momento en que encontré, por casualidad, “La piel del vigilante” (DVD ediciones, 2005) en una de las mejores de Valladolid cuyo local, colmo significativo de la mediocridad  ambiente, se ha convertido ahora en un banco, relegándola a otro mucho más escueto.

Recuerdo que me dije: ¿cómo es posible escribir un poemario a partir de un cómic lleno de superhéroes decadentes?
El caso es que me llevé a casa el libro, y lo traduje al francés. Para mi mayor deslumbramiento. Han pasado los años y ahora Raúl publica “Hijo” (La Bella Varsovia), pero todavía sigo leyendo y releyendo con deleite ese festival de máscaras que, tal y como afirmaba el autor en la nota preliminar,  “desfigura el rostro de la literatura” y “nos hace conscientes de la carga teatral del discurso poético”. 

Siguen haciendo falta libros como ése, para explicar una y otra vez que el punto de partida de la poesía está en todas partes. Que este arte no tiene límites excepto para los lectores y escritores que se alimentan de tópicos. Si “la condición humana es una mueca”, como afirmaba el Comediante en el libro, me complace comprobar que dentro de tantos conciertos de banalidades, la poesía (en general, y particularmente en Quinto) sigue siendo un prisma indispensable, un azar necesario tal vez no para comprender el mundo, pero en cualquier caso para hacerse las preguntas adecuadas para poner en duda muchas cosas. Lo cual, pienso, es el único modo de seguir adelante.

Miguel Ángel Real


*Pincha aquí para leer las traducciones al francés.
*Pincha aquí para leer la entrevista que le hizo José Daniel Espejo para LGC,


No hay comentarios: