viernes, 16 de junio de 2017

LA PIEL MELAZA de SONIA ALDAMA (por Samuel Jara)



Ediciones Torremozas es una editorial que se ha dedicado a la edición de libros escritos por mujeres, especialmente en relato y poesía, y que después de 30 años ha conseguido hacerse un hueco dentro de la edición en España.

Hace unos días llegaba a mis manos el último libro de Sonia Aldama: La Piel Melaza. Se trata de un libro cargado de sentimientos. Cada poema es una representación visceral de los sentimientos más profundos de la autora. Por ello en muchos versos podemos encontrar una delicada sensorialidad. El tacto, la vista, los sonidos que armonizan entre poemas de amor, dolor, lamento y celebración.

XXVII BESO

Tan próximas las palabras
de lengua, paladar y saliva.
Verbos rasgados, pausas,
garganta en precipicio.
Abiertas, las bocas balbucean,
labios en marejada,
ansiosos por mecerse mudos.

La metáfora es constante en estos textos. Se suceden imágenes de gran belleza entre los versos de Sonia Aldama. Hay varios juegos de palabras donde la autora estira el significado de las palabras creando novedosas imágenes.

XIII

Dormida parpadeas sonriente,
y si lloras,
te duermo a besos.


VII BATALLA

Cada emisario en sus vicios.
Costumbres desarmadas
de tanto combatirlas,
prejuicios disfrazados
en deslenguada ofrenda,
desertores sin acento,
coraje de corazas.
sobre gotas metales
palpitan escombros
en muros desarraigados.
Y a veces, aun entonces,
sobre este acero
quema el vientre y regreso.
A tientas.



El poemario continúa en un viaje en forma de espiral sensorial donde es importantísima la presencia de la luz, los claroscuros y el simbolismo junto con temas como la soledad, el dolor, la distancia, la felicidad también y sobre todo el amor. Entre los poemas se establece un diálogo tubular en el que unos nos remiten a otros creando una estructura que no es lineal, sino circular.

La piel melaza es un poemario de recomendada lectura, ya que es tremendamente accesible; al abrir una página el libro nos va llevando de un poema a otro y no podemos parar hasta que lo terminamos y entonces volvemos sobre algunos poemas para ver de nuevo ese sentimiento profundo. Todo un viaje que nos propone Sonia Aldama.



Samuel Jara


No hay comentarios: