viernes, 22 de septiembre de 2017

119 POEMAS SIN FUTURO de PEDRO SOLER VALERO (por Eduardo Velpu)









119 Poemas sin futuro

Pedro Soler Valero

Espacio Lector Nobel, 2016








Pedro Soler Valero avisa en su nota introductoria a 119 poemas sin futuro: su libro no es un poemario cerrado, sino una reunión de poemas. Y haciendo suya la ‘cortazariana’ idea de Rayuela, invita al lector a recorrer el libro sin un orden, leyendo el poema que esté en la página elegida por el azar. Así sea.

119 poemas sin futuro es un libro que bien pareciera la vida del autor: desolación, amor, sexo, disfrute de lo mundano y lo elevado… Todo se da cita, sin un orden concreto. ¿No es así la vida?

Los versos, que tienden a lo narrativo, son casi pensamientos en voz alta, interlocuciones del autor hacia sí mismo. Pedro Soler se habla, se recuerda que “discreta surge el alba”, que “hay algo dentro de mí que no me quiere” o que “todo es un desierto plagado de espejos”. Se escucha un sutil pesimismo en el conjunto del libro, en el que la ausencia de Dios, la música de Mahler, el asco hacia la deriva de mundo y la obsesión sana hacia el cuerpo protagonizan el salpiqueteo de poemas, numerados del 1 al 119 y sin título. 

Dice Pedro en el poema 001:

Del nacimiento tengo
setenta y tres años recién cumplidos.
Nací en el sur y llevo
un seco paisaje y la certeza
de no ser ya de ningún sitio
(…)

Estos primeros versos dan muestra de lo que es 119 poemas sin futuro: una carta testimonial, un diario en verso. Y, como en lo cotidiano conviven lo excelso y lo mundano, lo inolvidable y lo prescindible, también esto último refleja el poeta, que nació en Sorbas, ha vivido en Barcelona y ha dedicado su vida a las artes plásticas y a la literatura.

Este poemario parte de un proyecto editorial de la librería Nobel de Vera, que con este ya ha puesto al menos cuatro títulos en la mesa de novedades, y está ilustrado –no podía ser de otra forma- por el propio autor, que se dice, en uno de los poemas:

Escribo para seducir a la muerte,
Con la necia pretensión de perdura
Más allá de que alguien me recuerde.
Escribo para saber quién soy
quién está detrás de estas palabas
que poca cosa son, que no son nada.
Escribo por si alguien, algún día
descifra la causa de estos versos.

Eduardo Velpu


No hay comentarios: