lunes, 1 de enero de 2018

EL CAMINO QUE NADIE RECORRE


La Galla Leeprosa… 

¿LA GALLA LEEPROSA? El propósito es digno, y la ocasión propicia: un vez más hemos aprovechado para despedir el año jocosamente. Nuestra broma despistó durante unas horas a muchos amigos, sorprendió a otros tantos y sirvió a algunos para “felicitarnos” por nuestra inesperada defunción. Uno recuerda entonces la anécdota de Arthur C. Clarke cuando vio publicada en una revista estadounidense la esquela de su muerte. Quienes le conocieron dicen que no paró de reírse hasta el momento en que avisó a la publicación del error, para después seguir disfrutando de la noticia a golpe de carcajada. Del autor inglés celebrábamos el centenario de su muerte el pasado 16 de diciembre, y con él abrimos nuestro Número 8CH8: la cita inicial de EL OCTAVO PASAJERO. ANTOLOGÍA DE POETAS MARCIANOS nos sirvió para homenajear al autor de “El centinela”.



Con nuestra chanza despedimos el año del Gallo en el calendario chino, porque este año ha sido el año del Gallo de Fuego Rojo Yin. Para los chinos el gallo es el signo de la madrugada y del despertar, y eso ha marcado un año en el que el triunfo y el éxito sólo podían lograrse a base de mucho trabajo y paciencia. Este año las cualidades del Gallo eran muy importantes: es un buen conversador,  gran pensador, buen administrador y diplomático y capaz de empatizar al tiempo que de convencer con su diálogo e ideas. Pero también es presumido y da mucha importancia a la imagen, al vestuario y a la elegancia. Todo eso define un año que para nosotros expiró hace unas horas y en el calendario oriental termina el 15 de febrero de 2018. Y de todo eso ha estado lleno para nosotros 2017: de esfuerzo y trabajo, de tesón e insistencia en seguir abriendo un hueco a nuestras propuestas. Porque seguimos pensando que somos necesarios, tanto como los demás, y nos enfrentamos a la absurda tarea de seguir publicando en papel toda aquella poesía que nos ayude a transitar por el mundo. Estamos condenados a ello cual Sísifo: es el precio por desafiar a los dioses.

En 2018 cumplimos cinco años, y dos números de La Galla verán la luz. Celebraremos un lustro de trabajo inútil, pero fundamental para nuestra existencia. Porque igual que al principio, para los primeros que es necesario este proyecto es para sus fundadores, y cada día más gracias a  los que nos animáis en la carrera. Así que nada de desaparecer, nada de volar a espacios más cómodos, nada de abandonar nuestro trágico pero al mismo tiempo feliz destino. Este año seguiremos participando y colaborando en mostrar la poesía de nuestro tiempo desde todos los prismas posibles.

Feliz 2018, amigos. Comienza una año más de poesía y Rock&Roll. Y a partir del 16 de febrero, el año del Perro…

Ah, este camino
que nadie recorre,
excepto el crepúsculo.

                    Matsuo Bashô





No hay comentarios: