jueves, 18 de enero de 2018

TRAVESÍA de LOLA ANDRÉS (por Gema Estudillo)







TRAVESÍA
Lola Andrés

Ed. Contrabando, 2016
Colección Marte Poesía

Prólogo de José Luis Falcó





Travesía es una vía de conocimiento a través de la palabra. El deseo de emprender un camino de exploración parte siempre de una pregunta “¿éramos ciegos?, ¿cómo fue capturada la creación?, ¿por dónde entraba el tiempo?, ¿cuántas noches cayeron los sonidos?....


Lola Andrés (Valencia, 1961) es una poeta curtida en la palabra y en la abstracción. Premio Gerardo Diego por su poemario en castellano Moléculas y astros (200 ) y Alfons el Magnanimun por su poemario Jocs de llum (Ed. Bromera, 2006 ) en lengua valenciana, firma una extensa producción como creadora y traductora en ambas lenguas.


Travesía parte de la capacidad de asombro y extrañamiento de una criatura, un murciélago. Una criatura sin capacidad visual, ciego y guiado por el instinto del olfato y el oído, que emprende un camino lejos de su bandada. Es una búsqueda esencial y primitiva por lo sensorial. El extraño ser transita por el mundo como Andrés transita por la palabra, apoyada en sus signos (“Signos de partida”) en un deseo de depurarla y liberarla de extraños significantes. La palabra brilla en todo el poemario por su esencialidad, en un lenguaje limpio carente de aristas. Pero no hay conocimiento sin confrontación, en “La matanza”, “El estruendo” o “Adentro” el animal parece perdido, extraviado en un mundo que no comprende. No alcanza a comprender su ser dentro de la bandada ni fuera de ella (“llevas sangre de otro/ y sangre tuya”) o (“avanzábamos a golpes/ de signos/ entonces/ cambiaban los vientos…”). Y por fin, tras la caza, el abatimiento y el reconocimiento de una única certeza, la certeza de que no hay respuesta y de que el único camino es:


arder

iniciarse de nuevo

oír

la gratitud

…...reconocer

la luz

en los estambres tersos

….

des-

aparecer

en

toda

palabra…


Es sin duda este poemario un ejercicio de distanciamiento del autor sobre de la voz poética. El intento de “desaparecer” del poema, de desaparecer de la palabra contaminada por el subjetivismo. Andrés se oculta tras esta criatura que percibe la vida a través de otros órganos y que busca y halla la belleza a través de otros signos. Menos humanos, menos visibles pero sin duda, esenciales y eternos. La resignación final de la criatura ante la imposibilidad de alcanzar la luz nos remonta a la etimología de la palabra: “re -signare”, volver a entregarse a aquello que se persigue, al signo, y es en el reconocimiento de esa entrega donde el ser alcanza la plenitud y el entendimiento. Por aquella grieta entra: “sssss…… el viento”. Y acaso también la luz.

                                                                                                                     

No hay comentarios: