viernes, 23 de marzo de 2018


LOS PARAÍSOS DURAN UN INSTANTE


Cada revista, la última

Cada revista debía ser la última. Ese ha sido el leitmotiv de La Galla Ciencia en los cinco años que ha durado esta aventura. Desde que la web se presentó en sociedad el 11 de diciembre de 2013 (11-12-13) todos los que hemos formado parte de esta aventura lo hemos hecho bajo esa premisa: cada número elaborado, impreso y presentado a los lectores debía parecernos el último. En primer lugar porque el hombre debe estar preparado para el final y, en segundo plano -y el verdadero, más allá de la anterior licencia literaria-, porque esa ha sido la mejor forma que hemos encontrado los editores de “echar los restos” a cada segundo, de no contar las horas de trabajo, de forzar los límites, de pedirnos más y más, de buscar la excelencia para hacer la revista de poesía que queríamos tener en nuestra bibliotecas. Y pese a ello, pese al mantra repetido una y otra vez -“Este es el último, este es el último”- es imposible sentir que el fin de nuestro trabajo a los mandos de La Galla Ciencia deja un hueco irremplazable en nuestro interior.




Hoy anunciamos el cese de la actividad de la revista. Lo hacemos con mucho dolor, pero también con la alegría de ver lo que entre todos -editores, autores, artistas plásticos, colaboradores y lectores- hemos construido: un apasionante viaje de entrega a la poesía. Ocho números en papel, más de 1500 artículos en la web, varios especiales de distinta naturaleza, tanto en formato físico como digital…, resumen el trabajo que dejamos en vuestras manos y que esperamos haya contribuido a engrandecer el valor de esta Literatura que para nosotros es más que una forma de vida.

Lo hemos contado en muchas de las decenas de actos que hemos celebrado en estos años: La Galla Ciencia nació para ser aquella revista que los editores añorábamos. Poesía inédita en volúmenes bellos, objetos casi de colección, construidos con sentido y que tomasen el pulso a la poesía que se está escribiendo hoy. Sin etiquetas estilísticas, sin el objetivo de crear una escuela o dogmatizar en ninguna dirección; con un único, pero importante limitador: la calidad literaria.
                                     
Hemos trabajado por dejar un material -o al menos así lo creemos- imperecedero, y sobre el que hoy queremos hacer balance; recordar el trabajo para aquellos que han vivido la aventura a nuestro lado y también para esos otros que algún día lleguen a esta página, sin saber muy bien cómo, para que puedan comprender qué ha sido La Galla Ciencia (Galla, con dos eles) y lanzarse a buscar nuestro trabajo para darse de bruces con esta poesía viva que llena nuestras páginas.


Haciendo balance

El proyecto LGC ha tenido sentido siempre que tuviéramos la edición en papel como principal objetivo. Han sido ocho los números de la revista que han visto la luz, nuestro principal trabajo. Las temáticas de cada número y los autores que aparecen en ellos son tan dispares como voces poéticas existen.


Nuestro número UNO, que apareció en febrero de 2014, ofrecía una pequeña muestra de lo que queríamos hacer durante los siguientes días, meses, años de trabajo: una muestra poética que aglutinara a autores consagrados, con una amplia y aclamada obra a su espalda, y  autores inéditos o desconocidos, jóvenes en su mayoría, pero que para nosotros han sido y son una apuesta de futuro, y acompañados del poema inédito de un consagrado, el difunto al que siempre hacíamos homenaje1. Así, a este UNO, que se convirtió en una PANORÁMICA, le siguieron siete número más, desde nuestra MINORÍA VIRGILIANA I, publicada conjuntamente con el poemario inédito de Roger Wolfe EL AMOR Y MEDIA VUELTA en el Número DOS, pasando por la antología de poesía hispanoamericana que supuso nuestro TRES2, llegando a las costas pletóricas de las traducciones de nuestro CUATRO3 y la África más negra de nuestro CINCO4, volviendo a rozar a los clásicos con nuestra MINORÍA VIRGILIANA II, y llegando finalmente tras nuestro ZURITA5 a esa nave que ha sido el OCTAVO PASAJERO6.

¿Y ahora qué? Os preguntaréis, queridos lectores. Ahora quedan los ocho números que son la representación palpable de lo que significan para nosotros estos cinco años de trabajo y nuestra página web, que mantendremos abierta como testimonio del paso de La Galla por la poesía. Hemos publicado sólo en el papel más de quinientos poemas inéditos y hemos tenido el honor de contar con sus respectivos autores, un patrimonio impagable y muestra de su inmensa gratitud. Con ellos el testimonio gráfico de nueve artistas que con su pintura abrazaban los textos en una hermandad perfecta, y la satisfacción de haber podido publicar mil ejemplares de cada número a partir del SEIS, algo tan extraño como gratificante en nuestro mundo editorial. Al mismo tiempo nos lanzamos a otras publicaciones que siendo nuevos retos fueron nuevas alegrías, como el LIFT OFF (Homenaje a David Bowie) que supuso el momento de mayor atracción mediática de nuestro proyecto7. Otros han llegado después imitando nuestro modelo de edición y aunando imagen y palabra, otros llegarán recogiendo nuestras propuestas al igual que nuestra revista ha servido para conectar a editoriales y autores, y ese es nuestro legado y la modesta aportación que brindamos a los mismos que nos han ayudado a llegar hasta aquí.

Nuestra tienda seguirá abierta con los ejemplares que todavía tenemos disponibles y, puesto que no podremos invertir el dinero recaudado en la edición del siguiente número como hasta hoy, y gracias a la Asociación [email protected] de Emaús, los ingresos de la venta de estos números serán destinados a una causa solidaria en favor de colectivos en exclusión social. Así que si queréis haceros con los últimos números disponibles tanto en librerías como en nuestra tienda, sabed que también ayudaréis a luchar a favor de la cultura y la poesía.

Ocho números, pero algo más que ocho números para aquellos que nos han seguido y acompañado desde el inicio. Podemos pensar que el ocho es el número que simboliza la renovación, el inicio de algo que no existía, incluso el infinito. Que ocho fueron los supervivientes del diluvio universal, que al octavo día el mundo ya había sido creado por Dios, que es el número de la justicia para Pitágoras o que simboliza la sabiduría en Japón. Nada -lo sabemos- servirá para explicar el fin de La Galla Ciencia. Aquellos que nos conocéis de cerca sabéis que hemos dado todo por la revista y que creemos haber hecho justicia por colocar a la poesía en el sitio que merece. La hemos defendido con uñas y dientes y hemos amado nuestro trabajo desde el minuto cero, pero ahora llega el momento de descansar y dar paso a otra cosa.

La Galla Ciencia levanta el vuelo y os deja ocho números que son su mejor yo.



                Partir, extraño verbo con dos puntas hirientes,
                lanzas que afilan la separación, la desesperada
                tarea de desunir el desenlace.

               Partir: deshacer un todo en partes iguales o desiguales.
               Marcharse, irse, decir adiós, empezar de nuevo,
               otra vez como náufrago,
               como lombriz en pedazos.

                                                            José Emilio Pacheco




La Galla Ciencia
(2013-2018)



1.        En el UNO fue el poeta cartagenero Mariano Pascual de Riquelme; le siguieron Leopoldo María Panero (DOS), el argentino Miguel Ángel Vidal (TRES); Johannes Bobrowsky, Federico II Hohenstaufen, Nesrine Sellal y Rober Graves (Número CU4TRO); Víctor Botas (SEIS) y Xul Solar, Eduardo Chicharro, Pedro Casariego Córdoba y Carlos Edmundo de Ory (Número 8CH8).

2.        El Número TRES agrupó a 111 poetas hispanoamericanos que escriben en castellano y de todos los países del continente en los que se habla nuestra lengua. Sigue siendo la antología más amplia de poesía viva publicada en los últimos años, encabezados por Ernesto Cardenal y David Rosenmann-Taub.
3.        “Poetas que traducen a poetas” era el subtítulo de esta parte que con el nombre de LIMPIOS DE CARCAÚBA acompañaba en un número doble a cuatro jóvenes que el tiempo ha colocado después en un lugar notable de nuestra poesía: María Martínez Bautista, Antonio Cruz Romero, Pablo Velasco Baleriola y Valeria Canelas.
4.        El CINCO presentó para la Literatura a una veintena de jóvenes poetas canarios -inéditos en su mayoría- junto a la primera antología de poesía afrobrasileña publicada en castellano de veinte nombres asociados a una tradición desconocida en nuestra lengua.
5.        Homenaje al chileno Raúl Zurita que congregó a más de cuarenta autores de todo el mundo hispanohablante, encabezados por Antonio Gamoneda, Ana Blandiana y Antonio Colinas.
6.        Con prólogo de Vicente Luis Mora y un cierre a cargo del periodista Iker Jiménez las raíces del postismo se proyectaron en lo más singular de nuestra poesía. Número dedicado a Rafael de Cózar en el tercer aniversario de su muerte.
7.        Además del LIFT OFF (Diciembre 2016), publicamos en una nueva edición de coleccionista SOBRE SHAKESPEARE del poeta José María Álvarez, junto a una pequeña antología de poemas con referencias al genio inglés bajo el nombre de COLECCIÓN ISABELINA, en caja personalizada para cada comprador y dedicados y firmados por el poeta. También EL AMOR Y MEDIA VUELTA de Roger Wolfe en edición exenta tras su primera aparición en nuestro Número DOS, un volumen –HABLA CON MEDUSAS- con una selección de las mejores entradas de José Daniel Espejo, uno de nuestros-colaboradores más activos, y un homenaje a los murales del Barrio de San Isidro de Orihuela y la figura de Miguel Hernández con el nombre de PINTADA ESTÁ MI CASA







9 comentarios:

Elizabeth dijo...

Ha sido todo un placer. Mi colección plasmada en mi modesta biblioteca hace que reluzca en la oscuridad. Gracias por todos estos años, alimentandonos de poesía , que creiamos extinguida.

frutosdel tiempo dijo...

Que os vaya bonito queridos amigos, nada será ya lo mismo pero queda la poesía y sobre todo el cariño, y ahora quiero llorar... pero sólo un poquito y además en tono de cacareo...

Enrique Gracia Trinidad dijo...

Hola, amigos Joaquín, Vanessa, Noelia, Samuel y Daniel:
Triste noticia. Sé que estas cosas ocurren constantemente. Igual se acabó en su día mi programa de Poetas en Vivo, en la Biblioteca Nacional, igual han acabado otros proyectos, revistas, tertulias, etc. del mundo del arte, sobre todo cuando dependen de que alguien tire del carro y poco más.
La experiencia ha sido gratificante sin duda y siento no haberos apoyado con más contundencia.
Estéis donde estéis y hagáis lo que hagáis, tendréis mi aplauso, mi gratitud y mi colaboración.
Un fraterno abrazo
Enrique Gracia Trinidad

Charo dijo...

Con perplejidad recibo esta noticia, que, como a vosotros, Noelia, Joaquín, Samuel, Daniel y Vanessa, me causa dolor, pues deja un hueco que se hará notar, algo que por otra parte resulta precioso, pues da cuenta de vuestra inmensa labor de dedicación a la poesía a lo largo de un lustro que ha sido fecundísimo.

Vuestro impecable trabajo, y su altísima calidad pueden dar una idea de todas las horas que hay detrás, del esfuerzo, y sin duda también los sinsabores, así como las alegrías y satisfacciones que sólo vosotros conocéis en su dimensión real.

Os envío un abrazo (virtual de momento), y espero impaciente y expectante vuestro próximo proyecto, que sin duda estará a la altura de la Galla. Vuela hacia vosotros mi agradecimiento y felicitación más sinceros, y por supuesto el reconocimiento a vuestro trabajo.

Brindo con vosotros por la inmortalidad de la Poesía.

En Las Nubes dijo...

Oh vaya que pena cuando se acaban proyectos que sabes que están hechos desde el corazón! Pero siempre nos quedarán estos maravillosos ejemplares en papel. Sois unos valientes y ya tenéis vuestro lugar en el abstracto mundo del amor al arte. En las nubes os desea buen viajes a nuevos puertos y proyectos. Seguid informando de vuestras andaduras amigos. Un abrazo!!!

David G. Lago dijo...

La Galla ciencia cierra el corral. Los que amamos la poesía hoy nos encontramos con esta triste noticia. Pero todo tiene su fin, y este tipo de proyectos no iba a ser una excepción. Por más que nos pese, por más que no quisiéramos nunca escuchar que algo tan maravilloso se termina.

Así que en el día de hoy, y a pesar de la tristeza por la noticia, no nos queda más que estar agradecidos. Por mi parte, vaya desde aquí mi enorme agradecimiento a Noelia, Samu, Daniel, Joaquín y Vanessa. Gracias por el inmenso trabajo que nos dejáis. Por estos ocho números de la Galla y por el especial de Bowie. Por los momentos compartidos en Puente Genil en estos últimos años. Y gracias por confiar en mí y darme cobijo en vuestro corral en estos últimos meses. Ha sido un verdadero honor sentirme parte de esta bella familia, y soltar algunos huevos en forma de cacareo.

Vuestro legado queda. Vuestras revistas en papel quedan para siempre. La web seguirá siendo un espacio de referencia para los amantes de la poesía y la buena literatura. Por mi parte, en mi sección, espero que mis cacareos sean del agrado de los lectores que se acerquen a ellos a partir de ahora. Dejo inacabadas las "Crónicas cubanas", que por motivos personales no he podido concluir antes del cierre de la revista. Pero eso es algo que no me entristece. Porque quizás sea una especie de señal, una metáfora de que esto no acaba aquí. La materia no se destruye ni desaparece, solo se transforma. Y nos transformaremos en algo mejor, seguro. Por mi parte, puedo prometer y prometo que mis crónicas cubanas aparecerán en algún momento y lugar. Será un acto simbólico. Las crónicas que comencé a escribir en La Galla, la que ha sido mi casa en estos últimos meses, seguirán su camino, como el legado de esta revista que perdurará para siempre.

¡Gracias por todo, queridos Gallos! ¡Salud y Poesía!

Óscar Navarro dijo...

Mis queridos amigos. Recuerdo ahora una de las preguntas que hacíais en esa impagable sección que es el «12&21» y que venía a decir: «Amor, tiempo, muerte, vida... ¿cuál es el gran tema?». Recuerdo ahora esa pregunta y, aunque me entristece saber que no tendré nuevas Gallas en mis manos, ME ALEGRO enormemente por vosotros, porque sé que disfrutaréis muchísimo de uno de esos temas: la vida. Porque hace tiempo que para nosotros ya no sois "los de La Galla", sino que sois nuestros amigos. Que la vida os sea favorable. Os lanzo y reparto besos, abrazos y arrumacos. Se os quiere.

Águeda Conesa Alcaraz dijo...

Mis queridos amigos de la poesía: me consta que dejáis un vacío muy importante con el cierre de la revista. Han sido cinco años de disfrutar con esa gran labor que realizáis. Siempre nos quedará ese gran legado impreso en forma de libro, aunque todos sabemos que todo tiene un principio y un final, muchos de vuestros seguidores tenemos la esperanza o la ilusión de que algún día aparezca el número nueve. Gracias por habernos enriquecido con esa rica Literatura y desde aquí os animo a que en breve nos anuncies un nuevo proyecto. Un enorme abrazo a todos los componentes de LGC, no puedo obviar que uno de esos enormes abrazos sea para mi hija Noelia, que me consta que ha dejado mucho de su vida en ella.

Justi dijo...

A través de una Bella amistad, supe de vuestra revista.
Me entusuasmo enseguida. Una concepción nueva de presentar a los poetas y sus sentimientos. Formato nuevo. Precioso.
Gracias por vuestro trabajo compartido.
Sois buenos, seguro que vuestro corazón poético reventará en otras proyectos. Y serán excelsos.
Los esperamos.

Gracias
Justin