jueves, 23 de noviembre de 2017

EL ALMA DORMIDA: LAPIDO Y LA POÉTICA DE MANRIQUE

 El alma dormida 

Os lo aseguro: no es fácil escribirle a un poeta, aunque éste sea eléctrico. No es fácil escribirle a alguien que entrega su vida a la travesía del desierto. Sé de lo que hablo porque en mi primer libro le dediqué un poema a José Ignacio Lapido, una conjunción de versos que resultó -ahora lo veo- en exceso pretenciosa. Desde entonces, decidí no volver a tentar a la suerte y dediqué mis esfuerzos poéticos a cuestiones más mundanas. Súbitamente, apostaté de mis precarios principios, dejé de codiciar la comunión “en el agnóstico recreo / de los dioses” y comencé la búsqueda de una voz propia, una voz que se pareciera un poco más a mí. Una vez más, el apellido Lapido se cruzaba en mi camino justo en el momento necesario: quién podría negarle al maestro el don de la oportunidad.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

EL OCTAVO PASAJERO LLEGA A MURCIA


Lo teníamos claro: 
debía aterrizar primero en Murcia. 


El pasado lunes volvimos a Zalacaín con La Galla Ciencia porque no podía ser de otra manera, y en esta ocasión lo hicimos para presentar nuestro Número OCHO, EL OCTAVO PASAJERO. 

lunes, 20 de noviembre de 2017

REANUDACIÓN DE LAS HOSTILIDADES, de NACHO VEGAS (por Daniel J. Rodríguez)






Reanudación de las hostilidades


Nacho Vegas

EspasaesPoesía, 2017






Reanudación de las hostilidades no es, desde una perspectiva ‘canónica’, un libro de poemas. Sin embargo, merece invertir un rato –solo dura un rato– en su lectura. Lo es, conveniente, digo, porque lo firma Nacho Vegas, y un libro escrito por uno de los mejores letristas del país debe tener algo. Y así es: Reanudación de las hostilidades (EspasaEsPoesía, 2017) es el testamento de la silueta de un hombre derrotado, una crónica con sabor a Hunter S. Thompson y a alcantarilla, con restos de ‘picos’ y el rastro pegajoso de una botella ya vacía. Ácido lisérgico, hecatombe y el ruido continuo de alguna maquinaria en el segundo título del intérprete asturiano. Lo dicho: no es, tal vez, poesía en su acepción más pura, ¿pero acaso debe serlo?

domingo, 19 de noviembre de 2017

LITERATURA Y CINE: EL EDITOR DE LIBROS (por Noelia Illán)


GENIUS


Hace un año una compañera me recomendaba “El editor de libros”, y lo hacía como “no está mal; el protagonista, genial. La historia, un poco sosa…”. No puedo quitarle la razón porque, si la película te deja algo, es frío. Y no frío porque la historia no tenga su “aquel”; te deja frío porque para mi gusto le falta pasión a la hora de contarla. Y por lo que leo en varias críticas, no es esta opinión mía exclusivamente. De lo que podría haber sido una obra maestra, emocionante, potente y brutal, tenemos una película más bien lineal, que no arriesga, mesurada…, y eso que la vida de ambos protagonistas lo tenía todo para ese resultado que yo esperaba.